18-06-2024 Martes, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Caritas abrirá un comedor económico en Barakaldo
02.10.2009

Caritas abrirá un comedor económico en Barakaldo

Enmarcado en su ‘Plan de Actuación frente a la crisis’, Cáritas Bizkaia y la Fundación Antonio Menchaca de la Bodega acaban de presentar un nuevo proyecto de ‘comedor económico’ que se ubicará en Barakaldo, segundo municipio de Bizkaia por número de habitantes, y que pretende cubrir las necesidades de alimentación de aquellas personas que no pueden satisfacerlas por sí mismas, proporcionándolas un menú completo de calidad en condiciones dignas. El presupuesto que han elaborado para este año, incluye las obras de acondicionamiento de los locales y puesta en marcha del servicio y asciende a 410.000 euros.

Con este nuevo proyecto Cáritas pretende llegar a 150 personas cada día, especialmente a personas afectadas por la crisis con dificultad de cobertura de sus necesidades básicas, que inicialmente, serán servidas en el propio comedor económico. “No es un comedor social” explica Mikel Ruiz, director de Cáritas diocesana, es una experiencia innovadora (la primera en el Estado) que pretenden mantener mientras dure la crisis. Está destinado a personas que sufren la exclusión social y muchos que teniendo una vida normalizada, se han visto desbordados en su economía y necesitan ayuda mientras dure esta coyuntura económica. El acceso al comedor no será libre, sino que se requerirá la presentación de una tarjeta que previamente se facilitará a las personas derivadas tanto desde los equipos de acogida de Cáritas en Barakaldo (Lutxana, Cruces y Barakaldo centro), como desde los servicios sociales de base municipales. Y, de acuerdo con las condiciones de cada uno, el menú será dado de forma gratuita o se cobrará una cantidad simbólica de 1 a 3 euros.
Los responsables de Cáritas piensan empezar a ofrecer este servicio a partir de primeros del próximo mes de diciembre. Han comenzado las obras de acondicionamiento necesarias en los locales y ya disponen de los permisos. La atención será diaria (de lunes a domingo), habilitando inicialmente dos turnos que permitan la cobertura total del servicio. En un futuro, se prevé la posibilidad de que cada persona lo transporte a su domicilio en unos recipientes adecuados, para lo que van a realizar un análisis tanto del perfil como de las necesidades específicas de las personas que recurran al dispositivo. Este nuevo proyecto se enmarca dentro del ‘Plan de Cáritas frente a la crisis’, por lo que está pensado -en principio- para personas y/o familias que tienen dificultades para hacer frente a las necesidades básicas porque han visto mermados sus ingresos; o bien que cuentan con algún tipo de subsidio pero es insuficiente por diferentes motivos. También podrían acceder quienes se encuentran a la espera de cobrar renta básica u otras prestaciones; o que no pueden acceder a prestaciones o ayudas económicas de la administración; así como aquéllas con ingresos inferiores a la Renta Básica.
El comedor -que contará con personal remunerado como voluntario- va a estar ubicado en unos locales de la Parroquia de San Vicente de Barakaldo, con entrada directa desde el exterior. El desarrollo de dicho proyecto supone un reto ilusionante para Cáritas de Barakaldo y para toda la comunidad cristiana en esta coyuntura de crisis.
 Para poner en marcha este proyecto, Cáritas ha contado con la colaboración de la Fundación Antonio Menchaca de la Bodega, creada en 1974, que tiene como principal objeto satisfacer, en el marco de sus posibilidades, cualquier tipo de necesidad provocada por enfermedad, discapacidad o por condicionamientos sociales y económicos adversos. Una de sus principales misiones es el apoyo a entidades que trabajan en el campo de la acción social, dando preferencia a quienes desarrollan actividades con las personas marginadas y a quienes no disponen de otro tipo de ayudas económicas para su labor. Carlos Royuela, Vicepresidente de la Fundación Antonio Menchaca de la Bodega, ha mostrado su entusiasmo por este proyecto “estamos encantados” ha recalcado, para posteriormente añadir que se quiere dar una acogida cálida a los usuarios, que en los casos en que les suponga algún problema acudir allí al comedor se les dispensará un servicio de catering ya que “no tienen que cambiar la comida cambio de su dignidad”.