18-05-2024 Sábado, VII semana - pascua
Bizkeliza 5 Caridad y Justicia 5 Encuentros de Pastoral de la Salud en varias localidades
13.02.2023
Y celebración presidida por el obispo en la catedral de Santiago

Encuentros de Pastoral de la Salud en varias localidades

On Joseba Segura gotzainak, Santiago katedralean ospatu zan Gaixoaren Munduko Eguneko Eukaristian, esker ona adierazo eutsen gure Eleizbarrutian Osasun Pastoraltzan jarduten dabenei eta “biziaren alde lan egiteko hautua egin daben” profesional guztiei.
Coincidiendo con la Jornada Mundial del Enfermo, de este fin de semana, varias Unidades Pastorales han organizado diversos actos. Pastoral de la Salud de Ermua ha iniciado una nueva etapa y sus locales parroquiales acogieron el viernes, un encuentro de las agentes de Pastoral de la Salud, para dar la bienvenida a las nuevas incorporaciones al grupo y plantear el itinerario que van a seguir en esta nueva andadura. Estuvieron acompañadas por el moderador pastoral, Txomin Alonso y la responsable diocesana de Pastoral de la Salud, Laura Etxeberria, quién también dirigió el sábado, en Barakaldo, el retiro de oración en el que participaron voluntarias de Pastoral de la Salud. En Durango, Egoitz Zabala del hospital Aita Menni, acompañó un encuentro y en Basauri, 120 personas recibieron la unción de enfermos, en las cinco parroquias de la UP San Fausto. Además, el sábado por la tarde, Mons. Joseba Segura presidió la Eucaristía en la catedral de Santiago. La celebración fue emitida en directo por esta web: aquí

En Ermua

Ayer domingo, en la misa mayor en la parroquia de Santiago Apóstol, tuvo lugar la presentación del grupo de Pastoral de la Salud. El grupo se ha puesto a disposición de la comunidad parroquial, para continuar con su misión de hacer presente el mensaje de Jesús en el mundo de la salud y la enfermedad. Mª Luisa Hernansanz, que ha sido la responsable del grupo durante la última década, ha pasado el testigo a su compañera Victoria Lage.

Pastoral de Salud en Ermua
Grupo de Pastoral de la Salud de Ermua

En Durango

El sábado, un grupo de unas cuarenta personas voluntarias de diferentes ámbitos, de la Unidad Pastoral (UP) Tabira, fueron acompañados, por Egoitz Zabala, del Hospital Aita Menni, que dirigió una sesión, muy bien valorada por las personas participantes, en la que recogió el mensaje del Papa Francisco para la Jornada Mundial del Enfermo.

Pastoral de la Salud. Durango
Egoitz Zabala, durante su intervención

En Barakaldo

El sábado por la mañana, las voluntarias de Pastoral Salud de Unidad Pastoral (UP) Barakaldo tuvieron un retiro de oración. “Este viaje –explicaba al finalizar Marisa Arias, participante en la sesión- lo ha guiado sabiamente Laura Etxeberria, responsable diocesana de pastoral de la salud. Ha sido un encuentro muy disfrutado en el que a partir de la Palabra y las motivaciones que ella nos ha planteado, cada una ha podido conectar su fe y su vida a lo que celebramos hoy: que Dios acoge y engrandece lo sencillo y lo humilde y desde ahí nos impulsa a confiar y a amar sostenidas por quien nos amó primero”. 

Reconocieron y agradecieron de manera especial, a las personas mayores que acompañan en las residencias y entornos naturales. «Reconociendo que también muchas de nosotras nos vamos acercando poco a poco al atardecer de la vida. El sentimiento común –concluye Ariases de agradecimiento por todo lo que Dios nos regala, también y sobre todo cuando tenemos experiencia de encuentro con la fragilidad”.

Pastoral de la Salud Barakaldo
Pastoral de la Salud Barakaldo
Laura Etxeberria
Laura Etxeberria
Pastoral de la Salud Barakaldo

En Basauri

Este fin de semana 120 personas han recibido la unción de enfermos, en las cinco parroquias de la UP San Fausto. «La comunidad adulta, las familias y las niñas y niños de  catequesis han acogido y acompañado a las personas mayores, que son las que,  habitualmente,  acompañan y acogen en nuestras celebraciones -explican dese la UP-. El grupo de pastoral de la salud, acompañado por el equipo ministerial, ha preparado estas celebraciones que han sido verdaderamente comunitarias y emocionantes».

Unción de enfermos Basauri
Unción de enfermos Basauri

Eucaristía presidida por el obispo en la catedral

Mons. Segura comenzó su intervención señalando que era una magnífica ocasión para poder celebrar como comunidad de fe dos cosas: Primero, la experiencia de la debilidad que forma parte de la experiencia creyente, “porque, aunque en la tele no salgan tanto los que no son jóvenes o guapos, la vida es todo eso, también es vivir y asumir la debilidad y entre esas experiencias de debilidad, como no, la experiencia de la enfermedad y, luego, por supuesto, reconocer y agradecer a Dios por todas las personas que, de un modo u otro, están al servicio del acompañamiento a los enfermos”.

El obispo agradeció a todas y todos los profesionales de la salud que han elegido trabajar por la vida “El trabajo y la dedicación de estos profesionales son esenciales a la hora de dar respuesta a esa experiencia que nos llega en un momento, que estamos bien y de pronto nos sentimos enfermos y no sabemos lo que nos está pasando. Lo que esperamos sobre todo es curarnos de la enfermedad y estos profesionales priorizan los aspectos técnicos y de tratamiento de las enfermedades. Son personas –dijo- que, a veces, no reciben tanta formación en otros aspectos de lo que significaría una atención y un cuidado integral a los enfermos, pero muchos de ellos en el trato diario con la enfermedad ganan en humanidad y entienden nuevas dimensiones del ser humano y así van enriqueciéndose y respondiendo también a lo que son  las necesidades de las personas enfermas que tienen que ver sobre todo, con la esperanza, la expectativa de curación de la enfermedad. Que también necesitan una cercanía, una escucha y un acompañamiento, que cada vez se está valorando y cuidando más. Por eso doy gracias a Dios por todo ese trabajo de los profesionales”.

También se refirió a la situación sanitaria actual “tras años duros de pandemia y en un momento en el que el impacto directo de esa enfermedad parece haber remitido, sus implicaciones secundarias están ahí todavía: retrasos en otro tipo de atenciones, cirugías que no han llegado a tiempo…, y todavía se mantiene una presión sobre el personal sanitario que hay que reconocer y que hay que agradecer”.

Mencionó unas palabras del Papa Francisco, refiriéndose a “la dedicación y generosidad del personal de la salud, con una entrega que ha consolado y servido a tantos enfermos y sus familias. Que va más allá de lo que exige la profesionalidad, con auténtico amor al prójimo. Con una silenciosa multitud de mujeres y hombres que han decidido no mirar para otro lado o sencillamente centrarse en cumplir con los mínimos, sino que quieren compartir el sufrimiento de los pacientes, a los que han sentido y han servido como hermanas y como hermanos miembros de una misma familia humana”.

Concluyó agradeciendo a quienes en la comunidad cristiana encuentran tiempo y tienen sensibilidad “para cumplir con ese mandato evangélico de visitar, de acompañar a los enfermos. Con la certeza de que cuando visitan y se acercan a uno de ellos, allí mismo está Cristo esperándoles y acogiendo y agradeciendo este servicio. Y en este aspecto, por supuesto, es de reconocer y destacar a las mujeres y hombres que trabajan en la Pastoral de la Salud de nuestra Diócesis. Muchos de los que estáis ahí podríais contar muchas historias y experiencias que ilustran como, en medio de la enfermedad, cuando se produce un encuentro humano auténtico uno tiene sorpresas y resulta que encuentra paz donde parece no podía existir, encuentra vivencia auténtica y profunda de lo que significa vivir como seres humanos. Encuentra incluso alegría y esperanza, que se vive en esos encuentros gratuitos, en esas conversaciones que a veces son conmovedoras. Todas esas personas son el mismo Cristo. Y como él sanaba, ellos tocan, ellos salvan y ellos llegan también a sanar, cada cual según sus posibilidades”.

Eucaristía del Día del Enfermo:

Grupo que participó el sábado, en Durango, en la charla impartida por Egoitz Zabala