07-02-2023 Martes, V semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido el presbítero Pedro Jorquera, un hombre “sociable, abierto y acogedor”
20.01.2022
QEPD

Ha fallecido el presbítero Pedro Jorquera, un hombre “sociable, abierto y acogedor”

El martes 18 de enero falleció, en Bilbao, a los 91 años de edad, el presbítero diocesano Pedro Jorquera de la Fuente. Su funeral tendrá lugar mañana viernes, día 21 de enero, a las 19:30 h., en la parroquia de San Francisco de Asís (Quinta parroquia), en la que durante muchos años, Jorquera llevó a cabo su tarea pastoral.

Pedro Jorquera nació en Bilbao, el 2 de marzo de 1930 y fue ordenado presbítero en la basílica de la Purísima Concepción de Elorrio, el 29 de junio de 1961.Tras su ordenación, tuvo su primer destino en Sangrices y La Calera, donde fue ecónomo. Posteriormente llegó su nombramiento como coadjutor de Portugalete, encargado de la parroquia de la Sagrada Familia y más tarde, ecónomo. Después de su periodo en Portugalete, en 1990 fue destinado a Bilbao, al sector Torre Urizar, del que también fue delegado, así como administrador parroquial de San Francisco de Asís de Bilbao y desde 2005 hasta su jubilación, auxiliar esa misma parroquia, en la que mañana, a las 19:30 tendrá lugar su funeral.

Un hombre comprometido

Txaber Segura, compañero de Jorquera en la Quinta Parroquia, durante un largo periodo, destaca de él su talante “sociable, abierto y acogedor”. Segura recuerda que, tras su paso por Portugalete, Jorquera se adaptó muy pronto a su nuevo destino en Bilbao y que tenía una gran habilidad para las relaciones humanas, así como un compromiso muy marcado por intentar ayudar a quien vivía situaciones de dificultad. Para celebrar la Navidad, en muchas ocasiones, acogió a personas que se encontraban solas.

Jorquera siempre tuvo vocación e inquietud misionera y, a lo largo de su vida, solicitó varias veces ser enviado como misionero, pero le fueron encomendando otras tareas y no pudo hacer realidad esa ilusión hasta casi llegada la edad de su jubilación, a través de varias estancias en Colombia, en Valledupar y Quindío, donde pasó largas temporadas, aprovechando sus periodos vacacionales para colaborar allí en todo lo que pudo.

En su tiempo libre, mientras su salud se lo permitió, le gustaba acudir a un Txoko, en el Casco Viejo, con un grupo de amigos que mantenía desde joven.

Jorquera fue lo que se llamaba “vocación tardía”. Ordenado presbítero con 31 años, ya tenía una carrera profesional como delineante antes de ingresar en el Seminario. En sus primeros años como cura en la Margen Izquierda fue capellán en la Babcock & Wilcox.

Una persona que conoció muy bien a Pedro Jorquera, es el presbítero Mikel Martínez, que además era sobrino suyo. Mikel le recuerda con cariño y dice que Pedro cuidaba mucho las relaciones familiares y que, por su carácter abierto, le gustaba vivir en comunidad.

A lo largo de su vida, Pedro Jorquera mantuvo cercanía con varios movimientos: las Hermandades de Trabajo, los eskauts (En Portugalete colaboró en la creación de los primeros grupos y también en la puesta en marcha del campamento en Molino de Labeaga, en Navarra, cerca de Estella, donde acudieron durante muchos veranos), también con los Focolares y con el Seminario del Pueblo de Dios.

Otra de las tareas a la que Jorquera dedicó mucho empeño fue la de las obras de restauración que se hicieron en la Quinta parroquia con motivo del centenario del templo, fue muy activo en el papel de la restauración, hasta la llegada de su sucesor en la parroquia, Andoni Uriarte, con quien siguió colaborando mientras pudo.

Goian Bego!

ver galería (2)
Pedro Jorquera.