07-02-2023 Martes, V semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido el religioso sacramentino Jesús Odriozola “siempre alegre, siempre preocupado por la gente del barrio”
11.12.2020
Goian Bego!

Ha fallecido el religioso sacramentino Jesús Odriozola “siempre alegre, siempre preocupado por la gente del barrio”

Ayer falleció en Madrid, a los 81 años de edad, el religioso sacramentino Jesús Odriozola Lasa. Su funeral ha tenido lugar este mediodía en la parroquia del Santísimo Sacramento, en Madrid y el próximo jueves a las 19:00 h., se celebrará una Eucaristía en su memoria en la basílica de Begoña.

Durante muchos años, Odriozola formó parte de la comunidad parroquial de los Sacramentinos de Zurbaran. En 2012 se despidieron del barrio que les rindió un sentido homenaje por su dedicación tanto al barrio como a la parroquia, durante casi 50 años. “Fue una jornada emocionante sí, pero sobre todo alegre, porque, si algo han aportado los Sacramentinos durante estos años al barrio y a la parroquia, es la alegría, la libertad y el respeto a todos y todas, fueran más o menos creyentes”, recuerdan desde dicha comunidad. Entonces, varios de los actos se desarrollaron en la plaza del Caserío Larrazabal, “aunque para todos los vecinos y vecinas de Zurbaran, es la plaza de los Sacramentinos, o Sacra…  Por algo será…“, añaden. En aquel momento Jesús Odriozola, emocionado pero muy contento, recordaba cómo llegaron para crear una capilla y cómo finalmente se hicieron cargo de una parroquia en un barrio que fue cambiando mucho desde los años 60. Agradecía a la Iglesia de Bizkaia su labor durante estos años y a la comunidad de Zurbaran su colaboración y sus muestras de cariño, al mismo tiempo que reconocía que se iba tranquilo, “porque la comunidad quedaba en buenas manos”.

Una persona entrañable

La notaria eclesiástica del Obispado, Nerea Basterretxea, tuvo mucha relación con Odriozola al que define como “una persona entrañable, siempre con la sonrisa en la boca”. Él le casó “y no he visto jamás una ceremonia tan bonita como la que preparamos juntos -reconoce-. Era el capellán del colegio de Jesuitinas y aseguro que no nos costaba nada ir los viernes a misa, porque daba gusto oírle, sincero, cariñoso, cercano, amable… lo tenía todo. Consiguió que todo el barrio de Zurbaran le quisiera y aunque hace unos años que se marchó de nuestra diócesis, el recuerdo que dejó no se puede olvidar. He sentido mucho su pérdida, pero no tengo ninguna duda de que allí donde ha ido le han recibido con los brazos abiertos”.

El sacristán del santuario de Begoña, Enrique Franco, también conoció muy bien a Jesús, del que resalta que “era, ante todo, un buen sacerdote. No necesitaba decir mucho, ni llevar alzacuellos para que todo el mundo reconociera en él, casi inmediatamente, un sacramentino dispuesto a hacer lo que fuera necesario por los demás, sea quien fuere y siempre con la sonrisa de quien sabe que la mejor pastoral se transmite a través del gozo de haber conocido la Buena Noticia del Evangelio».

La directora del Archivo Histórico Eclesiástico de la Diócesis, Anabella Barroso, conoció a Jesús en la parroquia, “era el cura de la parroquia de los Sacramentinos, siempre alegre, siempre preocupado por la gente del barrio, fuera o no de la parroquia. Puso en marcha el Aula Social, donde colaboré, ayudó en la recuperación de las fiestas del barrio, y ha estado presente en la vida de mucha gente del barrio. Siempre con la puerta abierta. En mi caso bautizó a mi hija, luego la catequesis. Fue un cura muy querido en Zurbaran donde mucha gente sintió la marcha de los sacramentinos y ahora ha recibido la noticia con mucha pena. Buena persona, de los curas que hacen parroquia vaya donde vaya”.

QEPD

ver galería (2)
Jesús Odriozola.