26-03-2023 Domingo, V semana - cuaresma
Bizkeliza 5 Caridad y Justicia 5 Michel Djientcheu, un migrante camerunés en Bizkaia
25.05.2021
Día de África

Michel Djientcheu, un migrante camerunés en Bizkaia

Nació hace 32 años en Camerún, en una localidad de 5.000 habitantes. Son tres hermanos, uno su gemelo. Su madre, viuda, no dispone de salario. Estudió carpintería, pero tuvo que dejar los estudios para mantener a su familia. Decidió salir de su país para buscar un futuro mejor. Metió en la mochila unos pantalones, unas camisetas, unos zapatos y 200 euros. Con 28 años, emigró lleno de miedos e ilusiones. Cogió un autobús hasta Nigeria y de ahí, a Níger, porque pensó que iba a estar mejor. Tras una espera de dos meses viviendo en la calle, decidió cruzar el desierto, en una travesía que duró cuatro días. Llegó a Argelia y de ahí a Marruecos. Vivió durante seis meses en Tánger, cogió una patera para entrar a Europa. El primer intento no salió bien, pero probó de nuevo. Él y otros cuatro africanos se lanzaron al mar y después de un día a la deriva, les rescató un barco de la Cruz Roja. Es la historia de un viaje terrible que realizan miles de personas al día. La mayoría, al igual que Michel, solo buscan comida, trabajo y salud. Han transcurrido dos años y medio y Michel ha encontrado en Bizkaia una familia, estudios y una comunidad para rezar. 

«Soy Africano, soy persona«, explica cuando se le cuestiona por las últimas noticias que llegan desde Ceuta. Destaca que hay muchos africanos esperando en Marruecos para entrar a Europa porque a pesar de ser un continente muy rico, la situación de pobreza y falta de sanidad, les obligar a emigrar No recomendaría a nadie realizar el viaje que ha tenido que hacer él, pero considera que aquí, se puede salir adelante. «Aquí no se pasa hambre y si tienes que vivir en la calle, por lo menos tienes luz». 

Aquí ha encontrado algo de lo que vino a buscar, aunque todavía le falta un camino de papeleo y búsqueda de trabajo. Participa en la misa africana una vez al mes y siente que después de mucho tiempo, no está tan solo, «porque la familia no es solo la de los hermanos de sangre».