13-06-2024 Jueves, X semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Teatro, literatura y fotografía para celebrar siglo y medio de historia
09.10.2009

Teatro, literatura y fotografía para celebrar siglo y medio de historia

La escuela fundada por las Hijas de la Cruz celebra siglo y medio de historia en la villa con cuatro días de actividades. Los eventos serán sencillos y de carácter público, por lo que podrá acercarse todo el que quiera a las instalaciones de la calle Ronda. Los festejos por el aniversario coinciden con un año plagado de éxitos en el que el colegio ha recibido dos galardones por parte del Ayuntamiento de Bilbao.

Cinco hermanas de la congregación de las Hijas de la Cruz dejaron Burdeos para venir a Bilbao y fundar una de las instituciones más longevas de la villa. Pero de eso hace ya 150 años. Aquella pequeña escuela que, bajo la tutela de varias Damas Protectoras y el padre Mariano José de Ibargüengotia, comenzó su andadura en 1856 —tres años antes de la llegada de las hermanas francesas— tenía por objetivo sacar de las calles a las niñas huérfanas y darles cobijo y educación. Lo que empezó con 10-15 jovencitas terminó “yéndoseles de las manos y necesitando ayuda externa” según Patxi Paliza, autor del libro “Colegio de la Ronda, 1859-2009: 150 años de enseñanza en el Casco Viejo bilbaíno”.
La publicación de este libro es uno de los eventos programados con motivo de la efeméride, pero no el único. Para los días 17, 19, 22, 23, 24 y 25 de octubre el colegio tiene previstas varias actividades. El primero de los días, a las cinco de la tarde en el salón de actos, habrá una charla-presentación del libro a cargo del autor y posteriormente un lunch. Dos días después a las ocho de la tarde, representarán la obra de teatro “Un puente ente el cielo y la tierra”, en la que intervienen el coro de comerciantes del Casco Viejo y voluntarios del colegio.
Otra de las actividades programadas será la exposición de fotos y trabajos realizados por los alumnos a lo largo de estos 150 años. Esta retrospectiva estará abierta entre los días 22 y 24 en el teatro del colegio. Los horarios de visita serán de 17:15 a 20:00 en días laborales y, el sábado, de 11:00 a 14:00 y de 14:30 a 20:00. Por último, la clausura será el día 25 de octubre con una eucaristía en la basílica de Begoña a las 12:00 y una comida en el Hotel Nervión.
Siglo y medio de educación humana y cristiana de calidad
El trabajo bien hecho tiene su recompensa. El colegio Presentación de María ha recibido este año 2009 dos premios por parte del Consistorio bilbaíno. El primero fue el galardón Julia Berrojaldiz, al mejor proyecto educativo y, el segundo, haber sido nombrado Ilustres de Bilbao. Susana Morales, antigua directora del centro y una de las dos religiosas que continua en el claustro de profesores recibió los galardones “muy contenta y sorprendida. No nos lo esperábamos”.
El colegio actualmente cuenta con unos 270 alumnos, autóctonos e inmigrantes, que reciben una “atención personalizada y una educación integral e intercultural basada en valores humanos y cristianos”, según palabras de Morales. El centro, que es mixto desde finales de la década de los ochenta, introduce en su currículum la agenda 21 de educación medioambiental, nuevas tecnologías, la importancia del euskera gracias a la línea B y un sinfín de actividades que les han valido para ser proclamados como una de las instituciones educativas más importantes de la capital.
A pesar de que “ningún alumno es más importante que otro”, en palabras de Paliza, si hubiese que destacar a alguien esta debería ser Margarita María López de Maturana, fundadora de las Mercedarias Misioneras de Berriz y antigua estudiante del centro.
Preguntada por si la menor vocación religiosa afecta a la dirección del colegio, la hermana Morales afirma que “cada vez hay menos Hijas de la Cruz como profesoras pero intentamos transmitir el carisma de la congregación a la sociedad”. Así las cosas, la primera directora no religiosa del centro llegó en el curso 1996-98 y fue Charo Rica Illana, antigua alumna. Hoy en día el centro está dirigido por Elvira Rodríguez Alonso, también antigua alumna y no religiosa. La transmisión de valores al mundo laico y el hecho de que el colegio sea puente entre la fe y la cultura da significado al eslogan del aniversario: 150 años tendiendo puentes.