18-05-2024 Sábado, VII semana - pascua
Bizkeliza 5 Portada 5 Una plaza al `párroco de Otxarkoaga´, una institución en el barrio
20.01.2023
Se inaugurará el lunes con presencia del obispo

Una plaza al `párroco de Otxarkoaga´, una institución en el barrio

Diego Berguices, Eleizbarrutiko abadearen izena eroango dauen plazea inaugurauko da datorren astelehenean Otxarkoagan. On Joseba Segura gotzaina izango da alkateagaz batera ekitaldian. Bere lobeak, Jose Ramon Berguicesek 30 urtez eskolearen arimea izan zanaren inguruko datu batzuk emon deuskuz.
El presbítero diocesano Diego Berguices, fallecido el 9 de diciembre de 2016, tendrá una plaza con su nombre en Otxarkoaga, barrio al que tanto quiso y en el que fundó la Escuela Profesional. Este próximo lunes, día 23 de enero, el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, inaugurará la placa con el nombre de Berguices, en una plaza de Otxarkoaga. El acto, contará con la presencia del obispo diocesano, Mons. Joseba Segura y representación de la Escuela Profesional y también de su familia, entre los que estará su sobrino José Ramón Berguices, que conoce muy bien la Escuela Profesional, en la que ha sido profesor de electricidad durante cuarenta años, hasta su jubilación. Recogemos algunos aspectos de la personalidad de D. Diego a través de su mirada.

José Ramón Berguices, destaca que la figura de Diego Berguices  tuvo gran incidencia en el barrio, en la parroquia, en la Escuela Profesional y en la Diócesis, a lo largo de los 30 años que estuvo de párroco en Otxarkoaga. «Fue un hombre de escucha y cercanía hacia las personas para valorarlas, y a la vez supo aplicar con cordura y sensatez las soluciones a los cambios que la sociedad y la Iglesia reclamaban. Como párroco siempre actuó en equipo, llenando de sentido la presencia de una Iglesia humilde, humana y encarnada en las vidas de las personas, sin diferencias. Maestro para comunicar y hacerse entender. Admirable para explicar lo difícil con un lenguaje sencillo».

«Su proyecto más ambicioso -señala su sobrino- fue la formación de la juventud del barrio, ofreciéndole los mejores medios técnicos y humanos para su capacitación intelectual y profesional.  Así promovió, junto a otras personas e instituciones, la escuela primaria, después el bachillerato, luego los talleres de aprendizajes prácticos y al final converger los esfuerzos en la Escuela Profesional«.

 El Concilio Vaticano II y su Doctrina Social «le marcaron las pautas que como sacerdote debía tener en un mundo nuevo y en una Iglesia envejecida».

 Jose Ramón también quiere resaltar su cercanía, comprensión, apoyo y cariño hacia su familia y amistades, «llenando las vidas de un cierto sentido del humor y admiración por la naturaleza».

Innovación social y educativa

El actual director del Centro Formativo Otxarkoaga, Juanan Arrieta, señala que con este reconocimiento “no solo mantenemos viva la encomienda de D. Diego en la Escuela, sino que es un homenaje del barrio de Otxarkoaga y de Bilbao a su labor y su legado, como paradigma de la innovación social y educativa. Supone un reconocimiento público a una persona de gran importancia en la creación y consolidación del barrio”.

A cada rodilla, su pantalón

El fundador de la Escuela Profesional de Otxarkoaga,  D. Diego Berguices, fue una institución en el barrio de Otxarkoaga, donde estuvo destinado desde el año 1962. “A cada rodilla su pantalón” era una de sus más repetida. Consideraba que a cada persona debía dársele la formación necesaria en función de sus potencialidades. En diciembre de 2021, al cumplirse 5 años de su fallecimiento, la escuela hizo un video homenaje para recordar esta figura tan importante para ellos, que siempre irá unida, en primera línea, a la historia de este centro diocesano, perteneciente a la red EBI.

Para Berguices la persona siempre fue lo más importante. Ayudó a que muchos jóvenes pudieran formarse, en unos momentos en los que escaseaban las oportunidades para quienes menos recursos tenían.

Empezó de forma muy humilde y, poco a poco, su obra se fue ampliando hasta llegar a ser lo que es hoy el Centro Formativo de Otxarkoaga.

Diego Berguices nació en 1922 en el centro de Bilbao. Llegó a Otxarkoaga en los años 60 y allí permaneció hasta su jubilación a finales de los ochenta. En la Escuela y en el barrio su figura sigue siendo muy recordada y su obra permanece y sigue creciendo porque sigue siendo fundamental en el apoyo a quienes tienen más dificultades.

Diego Berguices, en la entrada de la residencia de Venerables, en Begoña, donde residió los últimos años de su vida.