28-09-2022 Miércoles, XXVI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Obispo 5 El obispo celebra San Roque en la ermita del Kolitza, monte bocinero
17.08.2022
En el monte Kolitza, de Balmaseda

El obispo celebra San Roque en la ermita del Kolitza, monte bocinero

Atzo, San Roke egunez, Bilboko gotzainak lehenengoz ospatu eban mezea Kolitza mendian dagoan ermitan. Kolitza bost deiadar-mendien arteko bat da; Oiz, Sollube, Gorbeia eta Ganekogortagaz batera. Antzinako garaietan, Bizkaiko herrietako ordezkariak, Foruak eskatzen ebana jarraituz, Gernikako Batzar-etxean bildu behar ebenean,  bozina bidez egiten jaken deia.Kolitza 879 metrotara dago eta Enkarterriko mendirik esanguratsuena da. Bertan dago San Rokeri eskainitako ermitea be eta han ospatu eben atzo sinisdunek zaindariaren eguna gotzainagaz batera.
Ayer, la ermita de San Roque, situada en el monte Kolitza, celebró una festividad importante para los creyentes del entorno. Recibieron con sorpresa y alegría la visita del obispo, que por primera vez se acercó a celebrar la fiesta litúrgica al monte bocinero. En su homilía, se refirió a la importancia de las tradiciones y las relaciones en la vida de las personas. Hizo hincapié en la peculiaridad de la ubicación del templo, en una cima y la dedicación del mismo no a uno, sino a tres santos. San Fabián, San Sebastián y San Roque. Tuvo un recuerdo especial por todas las personas que "les encantaba subir, pero que ahora no pueden"  y a los difuntos "que eran habituales en el Kolitza".  

La festividad de San Roque en Balmaseda está ligada a un monte, el Kolitza. En la ermita situada en la cima, celebró ayer la feligresía del entorno junto a Mons. Segura.

El párroco del lugar, Fran Pinilla, señala que, la gente valoró positivamente que el prelado participara en un acontecimiento «tan querido para todos en la villa».

San Roque Kolitza
Fueron muchos los fieles que quisieron fotografiarse con el obispo

Mensaje en la homilía

El prelado, quien es muy aficionado a la montaña, se dirigió a los `mendigoizales´. Les dijo que es probable que recuerden la primera vez que subieron al monte, con quiénes lo hicieron, cómo se sintieron…

Mons, Segura subrayó la importancia de las ermitas en la cima de los montes, «lugares de encuentro con Dios».

Misa en San Roque Kolitza
Concelebraron el párroco Fran Pinilla y el diácono, Natxo Etxebarria

Monte bocinero

Se conocen como montes bocineros (en euskera Deiadar-mendiak) a las cinco cumbres de Bizkaia desde las que antiguamente hacían sonar bocinas de cuernos para anunciar la celebración de las Juntas Generales del Señorío de Bizkaia a través de señales sonoras y luminosas.

Estas cimas, de los montes Kolitza, Ganekogorta, Gorbea, Oiz y Sollube, podían verse por todo el territorio histórico. Cada una de ellas pertenecía a una merindad distinta del Señorío de Bizkaia.

El primer monte en dar el aviso empleando el cuerno era el Gorbea. Los otros montes respondían desde sus respectivas cimas. Cuando los pueblos vecinos advertían la llamada a la participación ciudadana, sabían que, en el siguiente cambio de luna, tendrían lugar las Juntas Generales.

El origen de la tradición

Para conocer el origen de esta tradición, es necesario remontarse siglos atrás, hasta la Edad Media. Entonces, las Juntas Generales tenían lugar en la Casa de las Juntas de Gernika. Consistían en una asamblea que ejercía el poder normativo del territorio histórico vasco de Bizkaia. Sus labores eran fundamentalmente legislativas y las leyes se basaban en las costumbres.

Condicionados por el modo de vida de la época, donde las poblaciones estaban dispersas, surgieron los montes bocineros. Se trataba de un método de aviso efectivo para que los habitantes advirtieran el inicio de las Juntas Generales.

Esta tradición fue desapareciendo y, en su lugar, las Juntas Generales se empezaron a convocar a través de las campanas de las ermitas. Más tarde, con la elección de procuradores en representación de los vecinos y la extensión de las convocatorias con texto escritos, esta forma de comunicación se fue perdiendo paulatinamente. En el siglo XVII el sistema de los montes bocineros se sustituyó y se perdió definitivamente.

Recuperación

En el año 2004, con motivo del 25 aniversario del restablecimiento de las Juntas Generales de Bizkaia, se recuperó la tradición. De manera rotatoria cada año, se celebra el llamado “Día de los montes bocineros”, desde una cima distinta.

Cumbres más importantes

Repartidos estratégicamente por el Territorio Histórico de Bizkaia se encuentran los cinco montes bocineros. En primer lugar, el Kolitza con 879 metros y situado al oeste en la comarca de Las Encartaciones. En el centro del territorio, el monte Ganekogorta se alza a 998 metros en el término municipal de Alonsotegui, muy próximo a Bilbao. En el sur, el monte Gorbea (o Gorbeia) sobre Arratia-Nervión con 1.482 metros de altitud. Al este, sobre el Duranguesado, Lea Artibai y Urdaibai, el monte de Oiz con 1.026 metros. Y por último, el monte Sollube que se encuentra en el norte a 686 metros, situado sobre Bermeo, Urdaibai y el Txorierri.

Kolitza, en las Encartaciones

Uno de los montes elegidos dentro de los territorios encartados para formar parte de los cinco bocineros, fue el Kolitza. Pertenece a la sierra de Ordunte y tiene una altura de 879 metros. Su picuda y característica cima que domina la localidad de Balmaseda se eleva sobre el barranco de Kolitza.

En su cima podemos encontrar la ermita de San Sebastián y San Roque. Se trata de una de las pocas ermitas románicas que existen en este territorio histórico y una de las más populares de toda Bizkaia.

San Roque, Kolitza
Fueron muchos los fieles que quisieron celebrar en la ermita románica

Muchos fieles subieron andando al monte y allí se encontraron con el obispo