07-02-2023 Martes, V semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido Xabier Goitia “Una vida al servicio de la formación teológica”
24.11.2020
Goian Bego!

Ha fallecido Xabier Goitia “Una vida al servicio de la formación teológica”

Este titular encabezaba la entrevista que Ángel Mari Unzueta, también fallecido la pasada semana, hacía a Xabier Goitia, en 2013, para la revista diocesana “Comunicación/Alkarren Barri". Goitia falleció ayer lunes, 23 de noviembre, por la noche, a los 95 años de edad. Su funeral tendrá lugar mañana miércoles, a las 19:00 h., en la parroquia san Vicente Mártir de Abando, presidido por el obispo auxiliar, Mons. Joseba Segura.

Xabier Goitia Municha nació en Bermeo, en 1925 y fue ordenado presbítero en Vitoria, en 1950, mismo año de la creación de nuestra Diócesis de Bilbao. Entre 1950 y 1952, estudió en Comillas, donde obtuvo la licenciatura en Derecho Canónico. De 1952 a 1955 fue ecónomo en Bedarona y en 1955 partió a Insbruck-Austria, donde se doctoró en Teología. Entre 1957 y 1959 fue ecónomo en Burceña y de 1959 a 1967, profesor del Seminario de Derio. En 1973 se licenció en Filología, en la Universidad de Deusto y durante casi 30 años, en el periodo comprendido entre 1967 y 1995, fue profesor en dicha Universidad.

En la entrevista a la revista diocesana, Goitia explicaba que, aunque nació en Bermeo, desde muy temprana edad vivió en Bilbao y fue al colegio Berriotxoa hasta que estalló la guerra. Sus antepasados eran marineros, pero con ellos se rompió esa cadena. Fue uno de los «Niños de la guerra», cuando comenzó la guerra Xabier tenía 11 años, su hermano 13 y su hermana 16, pero sólo a él le enviaron al exterior, ya que era imposible enviar a todos. Le llevaron a Cabreton y luego a Bélgica. Llegaron allí unos 4.000 niños. A los que iban solos les acogían en familias y así fue como él comenzó a vivir con una familia. Permaneció allí en torno a cuatro meses ya que la señora de la casa tuvo que viajar a Paris y a él le enviaron a una pensión, donde se juntó con otros niños, la mayoría vascos. En el exilio, tres sacerdotes vascos –de Irún, Larrabetzu y Lemoa– y unas andereños les daban clases en euskera. Goitia, además de mantener y cultivar y amar el euskera, también fue capaz de ofrecer sermones en seis idiomas y de leer en italiano, catalán y gallego.

En el texto de la entrevista mencionada, Goitia rememoraba su época en la preceptoría de Gordexola, donde ingresó en 1938. Tras un año allí y otro en la de Bergara, ingresó en el seminario de Vitoria. En 1948, fue a Lovaina, donde recibió lo que entonces se llamaban “órdenes menores”, de manos del obispo Leon Jean Marie de Smedt, que luego fue el primer obispo mártir de China. A la vuelta, se ordenó presbítero y tras realizar la licenciatura de derecho en Comillas, fue destinado a Bedarona.

Teólogo

En 1955, se trasladó a Innsbruck, donde estuvo dos años. “Recuerdo un mes de febrero en el que la temperatura no superó en ningún momento los cero grados. Tocaba estudiar teología “envasada en frío”. Allí defendí la tesis doctoral que trabajé en el Instituto Möhler de Paderborn (Alemania) –Misa y sacrificio en el luteranismo actual–, tras unos exámenes que duraban en total seis horas”.

Al ser preguntado por cual ha sido su materia teológica preferida decía que siempre le gustó la teología ecuménica. “No sabría decir por qué, dado que en aquel tiempo aquí sólo se contemplaba el catolicismo. Posiblemente se debió al atractivo de lo desconocido en mí, aunque soy de talante tímido y miedoso. Recuerdo mi primera conversación con un pastor protestante en Porz, población vecina a Colonia. Con una beca del arzobispado de Canterbury pude convivir también con estudiantes anglicanos en el seminario de Oxford. Me acogieron también dos meses en un monasterio contemplativo anglicano de Lancaster”.

Durante un cuarto de siglo iba cada verano a Colonia (Alemania) a sustituir en vacaciones al capellán de un hospital en Colonia. “Así perfeccioné el alemán. Por aquel entonces, el profesor Schnackenburg me dejó la llave de su seminario para que pudiera estudiar en él. Creo que el estudio ha sido una gran gracia para mí. En 1959 comencé a dar clases en el Seminario y luego, tras la creación de la Facultad de Teología en la Universidad de Deusto he seguido allí hasta mi jubilación”.

Entrevista completa aquí

QEPD

Xabier Goitia.