18-06-2024 Martes, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Jean–Arsene Yao presentó las luces y sombras del continente africano
15.04.2008

Jean–Arsene Yao presentó las luces y sombras del continente africano

El pasado jueves en la primera conferencia del ciclo “África, una realidad sangrante”, organizado por Pax Romana y Barandiaran Kristau Alkartea, el redactor de la revista Mundo Negro y procedente de Costa de Marfil, Jean–Arsene Yao, ofreció su visión sobre un continente “fascinante y decepcionante, cuna de humanidad y de pobreza”, sobre el cual “muchas veces existe una gran desinformación”.

El profesor de historia en la universidad de Alcalá Jean–Arsene Yao, comenzó diciendo que África es el continente donde un niño “nace en la injuria, crece en el desprecio y está condenado a la calle”, pero que, sin embargo, “todos conocemos la situación extrema en las recientes elecciones en Zimbabwe, pero las noticias no cuentan que en Botswana el presidente ha dejado por su propio pie el poder tras muchos años para que entre alguien nuevo”.
Los datos de población indican que África es un continente en crecimiento con 40 nacimientos por cada mil habitantes, donde la fecundidad es también muy elevada, pero el historiador puntualizó que “no nos podemos dejar  llevar sólo por estos datos, pues también se han perdido muchas personas en las guerras”. El número de africanos que viven con menos de un dólar al día ha pasado del 51% al 41% en la última década, y “las mujeres producen el 70% de los alimentos consumidos, siendo ellas el motor de la actividad y de la producción.”
Otro de los males del continente es, según Jean-Arsene, “los 20.000 profesionales que pierde cada año a consecuencia de la fuga de cerebros, aunque los profesionales de la diáspora están ahora dedicando parte de su tiempo a la formación de sus compatriotas”.
Este jueves, el  misionero comboniano Antonio del Pozo será el encargado de dar la segunda charla del ciclo  titulada “El papel de la iglesia en África”, en el salón de actos de la parroquia del Pilar a las siete y media de la tarde.