15-07-2024 Lunes, XV semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 La Fundación Lagungo ha atendido psicológicamente a más de 300 personas durante la pandemia
14.05.2021

La Fundación Lagungo ha atendido psicológicamente a más de 300 personas durante la pandemia

El centro de terapia familiar Lagungo ha ofrecido asistencia psicológica a más de 300 personas y su actividad ha alcanzado a unas 600 personas. Jon Elordui, director de la Fundación, en una entrevista realizada en la radio diocesana Bizkaia Irratia narró su experiencia acompañando a muchas de estas personas que han perdido a un familiar, se han sentido solas o están en duelo... Son historias de sufrimiento, pero también de superación, gracias al apoyo de Lagungo. 

¿Cuál es el perfil de las personas a las que acompañáis?

Ha cambiado desde el comienzo de la pandemia hasta ahora. Al principio atendíamos a personas mayores que vivían solas o a personas vulnerables derivadas desde instituciones sociales. Tratábamos problemas de ansiedad, nervios y, en algunos casos, depresiones. El perfil fue cambiando. Hoy en día, el 45% de las personas atendidas son mayores de 65 años, pero todas las demás están entre los 18 y los 65. 

Es importante acudir al psicólogo cuando se necesita…

Sí, es algo que hay que tomarlo con toda naturalidad y no hace falta esperar hasta que ya no se pueda soportar más. Cuanto más tiempo pase, peor.

¿La atención es presencial?

Durante el tiempo de confinamiento, era telefónica porque no se podía hacer de otra manera. Poco a poco empezamos a vernos, porque siempre es mejor la relación directa. Así y todo, todavía seguimos asistiendo a personas por teléfono o telemáticamente.

¿Qué casos habéis tratado?

Ayer mismo, una mujer de 82 años que vive con su hijo el cual tiene problemas psicológicos desde antes de la pandemia y que le atiende ella sola en casa, acudió a la consulta para pedirnos ayuda ya que se siente muy sola en casa. 

Hemos atendido también a algunas personas que han enfermado de COVID y a las que les han quedado secuelas psicológicas y físicas. Por ejemplo un hombre de 45 años que enfermó y estuvo grave. Salió del hospital pero, no puede andar sin ayuda  y su vida ha cambiado por completo. No puede trabajar, no puede practicar deporte… Es un gran golpe. Hemos tenido también algunos casos en los que las familias de las personas atendidas nos han venido a agradecer la atención recibida. Nosotros también recibimos estos gestos con alegría, porque, por supuesto, no actuamos como robots.

¿Hemos aprendido algo?

No todos partimos de la misma realidad ni de las mismas condiciones y me rebelo frente a un modelo de vida que genera sufrimiento e injusticia y ante la frivolidad, falta de sensibilidad y la necesaria empatía de quienes festejan el fin del estado de alarma, sin pararse a poner en el centro de la vida a quienes han perdido a sus seres queridos, sufren secuelas físicas y emocionales, la precariedad laboral… Hay lecciones aprendidas y pronto olvidadas para sostenernos mutuamente en Comunidad.

Con una experiencia de 30 años, Lagungo sigue acompañando durante este año por medio del programa Adi. Hay un teléfono para solicitar ayuda psicológica: 688 768 218. 

ver galería (2)