18-06-2024 Martes, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Más de 200 religiosos de clausura viven en nuestra Diócesis
02.06.2009

Más de 200 religiosos de clausura viven en nuestra Diócesis

El próximo 7 de junio, domingo de la Santísima Trinidad, la Iglesia celebra la Jornada Mundial Pro Orantibus, y es un buen momento para recordar a los más de 200 religiosos y religiosas que viven y trabajan en nuestra Diócesis de Bilbao, “una Jornada en la que orar por aquellos que a diario oran por nosotros en sus monasterios y eremitorios”, dice en su carta, escrita para esta efeméride, mons. Jesús Sanz Montes, obispo de Huesca y de Jaca y presidente de la Conferencia Episcopal para la Vida Consagrada.

En la diócesis de Bilbao hay 18 monasterios de clausura en los que viven más de 200 religiosos contemplativos de 10 órdenes diferentes (9 femeninas, y 1 masculina, la de los cistercienses de Zenarruza). En su mayoría son mujeres, más de 200 frente a 6 hombres. Su actividad diaria fundamental es la oración, pero en alguno de los conventos se realizan algunas tareas para ayudar a la economía doméstica, como son la venta de repostería o la costura, que, junto con sus pensiones y los donativos que reciben, componen su presupuesto. Además de los religiosos de vida contemplativos, que este domingo celebran su jornada anual, en la diócesis de Bilbao están establecidos 100 Institutos de Vida Consagrada, 84 Institutos Religiosos de vida activa (60 femeninos y 24 masculinos); 3 Institutos Seculares; 3 Sociedades de Vida Apostólica (1 femenina y 2 masculinas) y 1 de otras formas de vida consagrada. Todos son de derecho pontificio, salvo un Instituto Religioso, otro Secular y una Sociedad de Vida Apostólica que son de derecho diocesano. El número total de casas religiosas es de 229. El número de miembros de los distintos Institutos de Vida Consagrada establecidos en la Diócesis de Bilbao asciende a cerca de 2.200 (Más de dos tercios, femeninos). Unos 100 miembros de estos Institutos tienen encomienda oficial en la Diócesis dedicados a trabajo pastoral en parroquias, capellanías, consejos diocesanos… Esta presencia de los Institutos de Vida Consagrada enriquece la vida diocesana mediante su gran aportación cristiana a las actividades sociales, asistenciales, docentes y sanitarias.
Los Objetivos para el  Día Pro Orantibus recogidos en la carta de Mons. Montes para este año son: Oración a favor de los religiosos y religiosas de vida contemplativa, como expresión de reconocimiento, estima y gratitud por lo que representan ellos y ellas, y el rico patrimonio espiritual de sus institutos en la Iglesia; Catequesis para dar a conocer la vocación específicamente contemplativa, tan actual y tan necesaria en la Iglesia; e iniciativas pastorales dirigidas a promover la vida de oración y la dimensión contemplativa en las iglesias particulares; dando ocasión a los fieles, donde sea posible, para que participen en las celebraciones litúrgicas de algún monasterio, salvaguardando, en todo caso, las debidas exigencias y las leyes de la clausura.