13-04-2024 Sábado, II semana - pascua
Bizkeliza 5 Caridad y Justicia 5 Nuevo proyecto de acompañamiento espiritual en la cárcel de Basauri
11.12.2020
De Pastoral Penitenciaria

Nuevo proyecto de acompañamiento espiritual en la cárcel de Basauri

Desde hace aproximadamente un mes se ha puesto en marcha un proyecto de acompañamiento espiritual en la cárcel de Basauri, cuya experiencia “está siendo muy rica, para ellos y para nosotros”, explica el responsable de Pastoral Penitenciaria en la Diócesis, Jorge Muriel. Cada martes participa un grupo de voluntariado de 17:30 a 18:30 h. “El acompañamiento espiritual –añade Muriel- ayuda a buscar en el interior de la persona, crea un tiempo de pausa para escucharse a sí mismo y a Dios. Tiempo de contestar a las preguntas naturales de la vida desde la mirada de Jesús de Nazaret. Un tiempo de escucha y diálogo para contrastar nuestra fe y nuestra vida”. El obispo administrador diocesano, Joseba Segura, presidirá la Eucaristía de Navidad en la cárcel de Basauri, el día 24 de diciembre a las 17:00 h.

Josean Pérez, feligrés de la parroquia de San Pedro de Deusto, es uno de los voluntarios de Pastoral Penitenciaria, que participa en este proyecto “para acompañar y por qué no, ser acompañado en un encuentro con personas privadas de libertad donde contrastamos la vida, nuestra vida y la fe”. Josean explica que en un primer momento y para romper el hielo, de forma breve, si alguien quiere exponer alguna preocupación o algo que le haya ocurrido esa semana, puede aprovechar ese momento para compartirlo. “Cada encuentro discurre a partir de una palabra: gratuidad, confianza, miedo…y entonces empiezan a aflorar sentimientos, emociones, distintas vivencias … de forma amigable, sencilla, donde lo que prima, lo importante es el momento de escucha, de escucharnos, no tanto de contrastar, rebatir…sino el hecho de presentarlo ante los demás”. 

En un segundo momento, se lee un texto del Evangelio, con conexión al tema que están reflexionando ese día “Es éste quizás, el momento más `íntimo´, no están acostumbrados a abrirse ante ciertas cuestiones, lo religioso es algo muy personal, íntimo y a veces, conlleva dudas, recelos, … Y así, casi sin darnos cuenta llegamos al final de la sesión y hay que despedirse hasta la semana siguiente y entonces alguien pregunta ´y el martes que viene ¿de qué hablaremos?´”.

Jorge Muriel, responsable diocesano de Pastoral Penitenciaria, junto a Josean Pérez, voluntario y participante en el proyecto de acompañamiento.