18-06-2024 Martes, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Para que el Día de la Mujer Trabajadora no pase inadvertido
08.03.2006

Para que el Día de la Mujer Trabajadora no pase inadvertido

Hoy, Día Internacional de la mujer trabajadora, varios organismos diocesanos han elaborado un comunicado invitando a que el día no pase inadvertido. A pesar de la progresiva incorporación de la mujer al mundo laboral, el trabajo sigue siendo el ámbito donde persisten las desigualdades entre hombres y mujeres y las mujeres son las que sufren mayores riesgos de exclusión, pobreza, violencia, inmigración y, tienen mayores dificultades para acceder a puestos de responsabilidad, a nivel social, empresarial, político y eclesial. Como señala uno de los Objetivos del Milenio, es necesario “Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer".

Los organismos firmantes del comunicado (HOAC, Hermandad Obrera de Acción Católica, JOC, Juventud Obrera Cristiana; Secretariado Diocesano de Pastoral Obrera y los delegados y delegadas sindicales de Organismos Diocesanos), resaltan “que como comunidad cristiana hagamos nuestra la celebración de este día, animemos a participar en los actos que con este motivo van a realizarse, avancemos en un mayor reconocimiento del papel de las mujeres, traigamos a nuestra oración su vida y sus aspiraciones y demos gracias por todo lo que ellas aportan en la sociedad y en la iglesia”.

Comunicado:

     “El 8 de marzo, es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Es cierto que hay diferentes ideas formadas respecto a esta jornada: que si es el día de la mujer trabajadora, que si es el día de la mujer en general… Incluso podemos encontrar personas a las que el 8 de marzo no les diga nada. En este día hacemos memoria de aquel 8 de marzo de 1908, en el que ciento veintidós trabajadoras morían carbonizadas en la fábrica “Cotton” de Nueva York. Se habían encerrado para denunciar las pésimas condiciones laborales a las que estaban sometidas. El patrón ordenó incendiar el edificio.

     

Esta fecha no puede pasar inadvertida, ni la razón por la que el 8 de marzo todos y todas estamos llamados a salir a la calle. No caigamos en la indiferencia. Porque si algo tenemos claro es que diariamente se vulneran los derechos de las mujeres en los diferentes ámbitos en los que se mueve, y esto no puede silenciarse y mucho menos en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El trabajo sigue siendo el principal ámbito donde existen importantes desigualdades entre hombres y mujeres. Aunque se están dando cambios y la incorporación de la mujer al mercado laboral ha aumentado, las desigualdades persisten. En todo el mundo muchas mujeres sufren acoso en su puesto de trabajo, otras soportan jornadas y situaciones laborales inhumanas… Los hechos lo demuestran, el sueldo medio de las mujeres llega a ser un 44,5% inferior al de los hombres en el mismo puesto de trabajo, y además el 53% de la población desempleada somos mujeres.

Debemos ser conscientes de la importancia que tiene la participación de las mujeres en todos los ámbitos, de cara a la transformación de la sociedad, ya que todavía hoy, nuestra presencia en las instituciones públicas, y sobre todo políticas, es mínima. En nuestra iglesia también se viven situaciones de desigualdad hacia las mujeres, en muchas ocasiones su voz y su labor no son suficientemente reconocidas y son pocas las que desempeñan puestos de responsabilidad.

Además, no podemos olvidar que las mujeres sufren mayores riesgos de exclusión social en lo referente a pobreza, violencia e inmigración. Hoy el rostro de la pobreza es el rostro de una mujer, joven, inmigrante. Son las mujeres las que soportan situaciones de precariedad en mayor medida que los hombres, y como por desgracia hemos podido ver, las denuncias relacionadas con violencia y malos tratos hacia las mujeres han aumentado en los últimos años.

Por todo esto es importante que este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, salgamos a reivindicar la igualdad, el respeto en nuestros puestos de trabajo, el derecho a un salario y una jornada laboral justos. Como se señala en uno de los Objetivos del Milenio es necesario “Promover la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer”. Parece un tópico pero es real, “La unión hace la fuerza”, y si queremos construir el Reino de Dios entre nosotras y nosotros, tenemos que luchar unidos por lo que es justo, por aquello en lo que creemos. Todas y todos podemos aportar.