28-09-2022 Miércoles, XXVI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Caridad y Justicia 5 Reparto de comida con `cita previa´ en San Felicísimo de Deusto
17.06.2020
A unas 1.300 personas, cada miércoles y viernes

Reparto de comida con `cita previa´ en San Felicísimo de Deusto

Varias personas con carritos de compra y haciendo cola. Es una imagen que se repite cada miércoles y viernes por la mañana desde hace más de dos décadas en el entorno de la iglesia San Felicísimo de Deusto´. Ahora, en tiempos de COVID hay menos gente agolpada, porque las 32 personas voluntarias que se dedican al reparto de la comida para personas y familias necesitadas se han organizado de otra manera. “Durante la crisis sanitaria les llamamos por teléfono para citarles a una hora y evitar colas”, explica Jasone, una de las voluntarias que, tras jubilarse de la docencia, hace 6 años, decidió emplear parte de su tiempo a esta labor. “¿Por qué?, pues porque como Iglesia algo tenemos que hacer”, exclama mientras se emociona al nombrar al alma máter de este servicio, al padre pasionista Román Elexpuru.

Aita Román lleva más de 20 años en Bilbao. Cuando llegó, la parroquia de los pasionistas de Deusto ya se dedicaba a esta labor, “entre otras muchas”. Reconoce que los tiempos han cambiado y también el perfil de las personas beneficiarias. “Desde el año 2002 ha ido aumentando el número de personas migrantes”. Jasone Iurrebaso ofrece el dato, ya que es la voluntaria encargada del registro. “Últimamente están llegando muchas personas de Nicaragua y familias enteras de Venezuela”, detalla.

Jasone reconoce que la mayoría de las personas “son honradas” y cuando encuentran trabajo ceden la comida a otras que tengan más necesidad. “Sin embargo, -aclara- algunas que habían dejado de venir están volviendo con motivo de la pandemia ya que se han quedado sin trabajo”.

La mayor parte de los alimentos los proporciona el Banco de Alimentos, pero hay “muchas personas bondadosas” que durante este tiempo han dejado el dinero en el buzón de la parroquia para que se emplee de la mejor manera. “La gente es muy buena”, repite Aita Román y el vecindario “se vuelca con nosotros”.

Voluntariado

La tarea del voluntariado es fundamental para llevar a cabo este servicio que cuenta con personas como María Eugenia González que tras un trabajo de responsabilidad en unos almacenes internacionales, pensó que le quedaba mucho tiempo libre para donarlo a los demás. “Aquí estoy ordenando la ropa y emparejando zapatos, porque muchas de estas personas salen de su país con lo puesto”.

La situación no tiene visos de mejorar durante los próximos meses y ante la pregunta de cómo se van a organizar si viene más gente, el padre Román responde: “nos tendremos que adaptar a las necesidades al igual que lo hemos hecho ahora. Iremos viendo”, exclama mientras se despide para atender a una persona que le reclama en la cola.

ver galería (4)
En esta época de pandemia se ofrece una cita a las personas necesitadas