12-06-2024 Miércoles, X semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Sesenta personas en el día de puertas abiertas de Zaintzea
05.04.2006

Sesenta personas en el día de puertas abiertas de Zaintzea

Zaintzea, servicio de apoyo a familiares cuidadores de Suspergintza Elkartea, realizó el sábado una jornada de puertas abiertas que contó como invitado especial y ponente con Javier Vitoria, presidente de la Junta de Patronato de Fundación EDE, teólogo, profesor y persona cuidadora, que ofreció una conferencia titulada “cuidar de mi familiar: motivaciones y estrategias”.

Esta jornada de puertas abiertas de Zaintzea es una iniciativa de Fundación EDE y Suspergintza Elkartea, entidades sin ánimo de lucro y promovidas por la Iglesia Diocesana de Bizkaia, que trabajan codo con codo en la promoción de la acción social, cultural y educativa en Bizkaia. Dentro de Suspergintza Elkartea se enmarca Zaintzea, servicio de apoyo a familiares cuidadores y del que en la actualidad ya forman parte más de cien personas. Zaintzea fue puesto en marcha con mucha ilusión y cariño, con el objetivo de favorecer un espacio donde orientar, formar y apoyar a las personas que cuidan de otras personas, y se hace visible a través de acciones formativas, información y apoyo psicológico

Una tarde distinta

En lo que a la jornada de puertas abiertas se refiere, Javier Vitoria resaltó durante su conferencia el aprendizaje que él mismo ha realizado durante los 32 meses que ha estado al cuidado de su madre. Del mismo modo, habló de las motivaciones que le han llevado a realizar este cuidado y las estrategias que ha desarrollado para llevar el cuidado de una manera “saludable”. Vitoria asimismo destacó el necesario “cuidado del cuidador” para poder atender a su familiar dependiente; la importancia del descanso físico y psicológico y la necesidad de pedir ayuda, tanto a la red de apoyo informal como profesional, en función de cada una de las situaciones. Acudieron a la jornada unas sesenta personas, transcurriendo la tarde en un ambiente agradable y cordial. Con una gran implicación por parte del aforo, donde todas las personas tenían una cosa en común: el cuidado de un familiar dependiente.