12-06-2024 Miércoles, X semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 45 conventos participaran este fin de semana en el sexto mercado “Dulces del convento” en el Museo Diocesano
30.04.2009

45 conventos participaran este fin de semana en el sexto mercado “Dulces del convento” en el Museo Diocesano

Durante todo el próximo fin de semana, el Museo Diocesano de Arte Sacro de Bilbao acogerá la sexta edición del mercado “Los dulces del convento”, que el pasado año fue visitada por más de 14.000 personas y presenta, en esta ocasión, la mayor, más variada e internacional gama de productos de todas las ediciones. Los conventos participantes destinarán la mayor parte de lo obtenido con las ventas a las reparaciones de sus edificios y dedicarán un porcentaje al apoyo de las misiones en diversos países del Tercer Mundo. En cada una de las ediciones anteriores se ha incrementado la cantidad de producto, y, en todas ellas se han agotado las existencias. Este año, también se aumentarán las cifras: se pondrán a la venta cerca de 9.000 kilos de pastas y dulces, 2.500 tarros de mermeladas y confituras, 900 quesos, 700 botellas de vinos y licores... Además, como en años anteriores, el Museo mantendrá abiertas sus salas para que los visitantes puedan contemplar su exposición permanente de forma individual o en las visitas guiadas que se realizarán en esos días.

El claustro del antiguo Convento de la Encarnación (Plaza de la Encarnación, junto a la Estación de Atxuri, Bilbao), actual sede del Museo diocesano de Arte sacro, acogerá los próximos días 8, 9 y 10 de mayo (viernes, sábado y domingo) la sexta edición de “Los dulces del convento”, un mercado de repostería y artesanía de los monasterios de clausura promovido y organizado por el propio museo. Si el año pasado, fueron 42 los conventos presentes en “Los dulces del convento”, esta edición incrementa su número hasta los 45, entre los que destaca la presencia, por su exótico origen, de los Cistercienses de la Abadía de Nuestra Señora d’Aiguebelle de Koutaba (Camerún) que cultivan café arábica, así como la de los Cartujos del Monasterio de la Grande Chartreuse (Francia) que elaboran licores medicinales con la misma composición desde el siglo XVII y los productos de cosmética y cuidado personal de las benedictinas de La Chantelle (Francia).
Es preciso tener en cuenta que todo lo que los visitantes pueden encontrar en “Los dulces del convento” está elaborado a mano por religiosos o religiosas de clausura, en su mayoría partiendo de materia prima procedente de sus propios huertos o de las misiones (como el chocolate), con las limitaciones inherentes a ese tipo de proceso productivo. El objetivo de “Los dulces del convento” es abrir a la ciudadanía una parte del interior de esos recintos que aún son de acceso restringido: los conventos y monasterios de clausura. Tras el éxito de 2008, que obligó a continuas reposiciones, para este 2009, la organización ha incrementado no sólo el número de conventos presentes en la muestra, sino la variedad de productos y la cantidad de los mismos. Siempre hasta el límite que supone la elaboración artesana.
Novedades en 2009
Una de las principales novedades de esta edición son los jabones del monasterio cisterciense de Santa María de Armenteira (Pontevedra), elaborados por las monjas con hierbas aromáticas y aceites vegetales, que con sus virtudes medicinales ayudan a la relajación, estimulan la circulación sanguínea y suavizan y regeneran la piel. Y del monasterio también cisterciense, pero éste masculino, de Santa María La Real de Oseira (Ourense) llega el Eucaliptine, un licor elaborado mediante una combinación de hojas de plantas medicinales: su variedad Ámbar se basa en varias especies de eucalipto, y la Oro mezcla melisa, manzanilla, hisopo, menta piperita, angélica, cacao, artemisa, flor de saúco y clavo. Además, está la miel de las abejas carpáticas del monasterio de San Benito en Zaragoza, 100% pura de mil flores recolectada únicamente en las montañas de Aragón, y que presenta una textura suave y un aroma único que la hace inconfundible. La chocolatería de las hermanas clarisas de Belorado (Burgos) se suma a estas novedades, con una amplia y refinada gama de productos de chocolate: trufas (de cacao, exóticas y de frutas), palitos de naranja, cerillas del sacristán…
Pero estas novedades no restan interés a otros productos ya habituales en esta feria, como la repostería sin azúcar, especial para diabéticos, que envían las Adoratrices Perpetuas de Berga (Barcelona). Las Dominicas de Olmedo (Valladolid) presentan sus bordados de estilo mallorquín, una técnica que se remonta a fines de la Edad Media; los asistentes también se pueden encontrar con el toque étnico que aporta la presencia de bizcochos marroquíes y delicias mejicanas del convento sevillano de las Concepcionistas Franciscanas de Écija, el bollo turco que elaboran las Clarisas de Badajoz, o el hornazo o empanada charra elaborada con los mejores productos del cerdo ibérico en el obrador de las Clarisas de Cantalapiedra (Salamanca): además de multitud de pastas, dulces de todo tipo, licores, mermeladas, miel, queso, colonias, cremas y ungüentos medicinales, cerámica… llegados de todos los confines de la Península.
Estos son los 45 conventos participantes en 2009 y sus especialidades: Del País Vasco: Monasterio de Nuestra Señora de los Remedios-Canonesas Regulares Lateranenses (Artziniega, Álava): rosquillas y coquitos; Real Monasterio de San Juan de Acre-Comendadoras (Salinas de Añana, Álava): velas de olor; Monasterio de San Pedro-Clarisas (Salvatierra-Agurain, Álava): rocas de Asís, naranjitos, choco-nuez, pastas, mostachones, bocaditos de San Francisco, trufas.…; Monasterio de Santa Mónica-Agustinas (Bilbao, Bizkaia): pan de ángel; Monasterio de Santa Ana-Dominicas (Elorrio, Bizkaia): tartas, mostachones, ungüento curativo; Monasterio de San José-Mercedarias Descalzas (Loiu, Bizkaia): tartas, pastas, sidra; Monasterio de Zenarruza-Cistercienses (Markina-Xemein, Bizkaia): confitura de frutas, coquitos de Ziortza, licor de hierbas, porcelana, cremas, colonias…
Cantabria: Abadía de Viaceli-Cistercienses-Monjes Trapenses (Cóbreces): quesos; Monasterio de Santa María de la Merced-Mercedarias Descalzas (Noja): tartas, pastas, quesadas; Monasterio de Santa Cruz-Clarisas Franciscanas (Villaverde de Pontones): pastas, quesadas.
Asturias: Monasterio de Nuestra Santísima Madre del Carmen-Carmelitas Descalzas (Oviedo): pastas.
Galicia: Monasterio de Santa María–Cistercienses (Armenteira, Pontevedra): jabones de aceites vegetales y glicerina; Monasterio de Santa María la Real-Cistercienses (Oseira, Orense): licor Eucaliptine.
Navarra: Monasterio de San Benito-Benedictinas (Estella): música gregoriana femenina; Abadía de La Oliva-Cistercienses (Carcastillo): vinos navarros; Monasterio de San Salvador-Benedictinos (Leyre): licores de hierbas.
Aragón: Monasterio de Santa María Reina-Orden de Belén y la Asunción de la Virgen (Villanueva de Sigena, Huesca): cerámica, artesanía en dolomita; Monasterio de San Benito–Benedictinas (Zaragoza): miel de mil flores.
Cataluña: Monasterio del Santísimo Sacramento-Adoratrices Perpetuas (Berga, Barcelona): repostería  sin azúcar y chocolates delicatessen.
Castilla-León: Monasterio de Santa Clara–Clarisas (Belorado, Burgos): productos de chocolate; Monasterio de Santo Domingo-Dominicas (Caleruega, Burgos): repostería; Monasterio de San Pedro de Cardeña-Cistercienses (Castrillo del Val, Burgos): vinos y legumbres; Monasterio de Santo Domingo de Silos-Benedictinos (Santo Domingo de Silos, Burgos): música gregoriana; Monasterio de Santa María la Real-Cistercienses (Villamayor de los Montes, Burgos): pastas; Monasterio de Nuestra Señora del Espino-Clarisas (Vivar del Cid, Burgos): pastas; Monasterio de Santa Clara-Clarisas (Aguilar de Campoo, Palencia): pastas, trufas, chocolates; Monasterio de Santa Clara-Clarisas (Astudillo, Palencia): pastas; Monasterio de Santo Domingo el Real-Dominicas (Segovia): artesanía en resina; Monasterio de Santo Domingo-Clarisas (Soria): pastas y trufas; Monasterio de Santa Isabel-Clarisas (Medinaceli, Soria): roscos fritos; Monasterio de Santa María de Huerta-Cistercienses (Santa María de Huerta, Soria): mermeladas, membrillo y conservas de fruta; Monasterio de la Asunción -Benedictinas (Alba de Tormes, Salamanca): garrapiñadas y yemas; Monasterio del Sagrado Corazón-Clarisas (Cantalapiedra, Salamanca): pastas, empanadas charras; Monasterio Madre de Dios-Dominicas (Olmedo, Valladolid): bordados, en especial el mallorquín; Monasterio del Salvador-Cistercienses Bernardas (Benavente, Zamora): tartas, pastas; Monasterio de Sancti Spiritus el Real-Dominicas (Toro, Zamora): pastas, vino D.O. Toro; Monasterio del Sagrado Corazón-Mercedarios (Toro, Zamora): licores variados.
Andalucía: Monasterio de Santa Clara-Clarisas (Úbeda, Jaén): pastas y rosarios; Monasterio de Santa Paula-Jerónimas (Sevilla): mermeladas y gelatinas; Monasterio de la Purísima Concepción (las marroquíes) -Concepcionistas franciscanas (Écija, Sevilla): bizcocho marroquí, delicias mejicanas y pastas.
Extremadura: Monasterio de Santa Ana-Clarisas (Badajoz): pastas, bollo turco.
La Rioja: Monasterio de Nuestra Señora de Vico-Cistercienses (Arnedo, La Rioja): pastas.
Francia: Monasterio de la Grande Chartreuse -Cartujos (Saint Pierre de Chartreuse, Francia): licores medicinales; Abadía de San Vicente -Benedictinas (Chantelle, Francia): cremas, colonias, jabones.
Camerún: Abadía de Nuestra Señora d’Aiguebelle-Cistercienses (Koutaba, Camerún): café molido.