24-06-2024 Natividad de Juan Bautista
Bizkeliza 5 Portada 5 “El campamento ayuda a valorar las cosas y a las personas”
14.07.2009

“El campamento ayuda a valorar las cosas y a las personas”

El verano ha sido, como cada año para buena parte de los grupos de tiempo libre y eskaut de Bizkaia, un tiempo de campamentos de verano. Un tiempo de culminar el trabajo educativo de todo un curso con unos días en la naturaleza, conviviendo, aprendiendo y divirtiéndose. En el caso de Euskalerriko Eskautak Bizkaia (EEB), es un momento clave al que nos acerca Josu Grandibal, delegado diocesano de Euskalerriko Eskautak en Bizkaia desde hace tres años y monitor del grupo eskaut Argizai de Galdakao.

¿Qué tal han ido los campamentos de los eskaut de Bizkaia este verano?

El tiempo de campamentos ha ido bastante bien, sin ningún sobresalto llamativo. Este año, más de 1.500 chavales y chavalas de 8 a 19 años de los 27 grupos que componen EEB han participado en las diferentes actividades de verano organizadas por los grupos eskaut de Bizkaia. Algunos han hecho campamentos conjuntos, organizados por dos grupos. De esta forma se facilita a los grupos más débiles que puedan hacer campamento, ya que, de estar solos,  tal vez no pudieran afrontarlo.

La verdad es que son unas actividades muy especiales, ya que son el colofón final del curso, del trabajo realizado durante los meses. Ahora toca descansar, disfrutar, para cargar pilas de cara al curso que viene.

¿Por que es tan importante el campamento?

El campamento es el final de una programación de todo el curso. Durante el curso, los grupos hacen un buen trabajo en las reuniones semanales, en las salidas y fines de semana que realizan, pero durante el campamento, se puede hacer una labor educativa mucho más intensa. Durante 2 semanas, se está con los chavales y chavalas, desde que te levantas, hasta que te acuestas, durante la oración del día, mientras se friega o mientras nos bañamos en el río. Además, se vive de una forma más austera, con lo necesario, y esto nos ayuda a valorar más las cosas y a las personas.

Es realmente asombrosa la evolución que puede tener un chaval o chavala durante estas semanas en un campamento. 

¿Qué tipo de campamentos han realizado los grupos este año?

La mayoría de los grupos, han realizado los campamentos “normales” como es un campamento fijo, con tiendas de campaña, en una campa; y las ramas o grupos de edad un poco más mayores, han ido de ruta, conociendo y recorriendo diferentes pueblos y montes.

También ha habido grupos que han optado por los campos de trabajo para los chavales y chavalas más mayores, que organizados desde Euskalerriko Eskautak, este año se han celebrado en Cataluña y Andalucia. Y los Trebeak, las chavalas y chavales más mayores de los grupos de Arrigorriaga, Galdakao, Durango, etc., han optado por hacer un campo de trabajo en Rabat, Marruecos, en un orfanato de chavalas y chavales desminuidos psíquicos. Este campamento se celebra después de un trabajo de reflexión, de servicio y de autofinanciación realizado durante todo curso.

¿Cómo ha ido el curso que acaba para EEB?

La verdad es que todos los años hay grupos que pasan circunstancias bastante duras, bien por falta de monitores y monitoras, por falta de acompañantes, o por otras circunstancias que hacen que la marcha del grupo se haga más cuesta arriba. Pero son jóvenes responsables, que se creen lo que hacen y, por eso mismo, siguen luchando por sacar el grupo adelante y seguir trabajando por el proyecto eskaut.

Los grupos estamos aprendiendo a trabajar conjuntamente y eso ayuda a que podamos unir las fuerzas que tenemos. Hay ramas de diferentes grupos, que están haciendo programaciones conjuntas, también con grupos que no son eskaut, como puede ser un grupo de preadolescencia de la comunidad,…

¿Qué retos se marca EEB de cara al curso que comienza en septiembre?

Pues, como movimiento tenemos tres reflexiones importantes de cara al curso que viene. La primera es hacer el plan de gestión para los próximos años, que de ahí saldrán líneas de avance como movimiento. Por otro lado, queremos reflexionar sobre la estructura organizativa que tiene EEB. Y por último, realizar el modelo económico para el movimiento. Todo esto sin olvidar el trabajo que estamos haciendo sobre la relación que tenemos como movimiento con la diócesis, o las actividades formativas, el Gorka Deuna, Luz de la Paz de Belén y otras actividades que realizamos año tras año.

Ser la referencia del tiempo libre cristiano en Bizkaia ¿qué es lo que supone para un movimiento como EEB?

Pues la verdad, es que es un orgullo, que el proyecto que nos creemos, sea referencia. Si ahora mismo somos el movimiento de Tiempo Libre Cristiano de Bizkaia, lo tenemos que demostrar nosotros y nosotras con el trabajo que realizamos en nuestras comunidades, con nuestros chavales y chavalas, llevando la palabra de Jesús entre los y las más jóvenes.

Por otro lado, aunque se están dando avances importantes, creemos que tendría que haber una apuesta más clara por parte de la Diócesis, favoreciendo al Tiempo Libre, que es un trabajo que se está haciendo y que está dando sus frutos. Tiene que ser un compromiso por parte de todos y todas.