24-05-2024 Viernes, VII semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Este domingo Día de la Iglesia Diocesana
16.11.2007

Este domingo Día de la Iglesia Diocesana

Este Domingo día 18 de noviembre se celebra un año más el Día de la Iglesia Diocesana bajo el lema “Seguir a Jesús para servir el Evangelio”.Es una buena oportunidad para recordar la importancia de pertenecer a una parroquia y comunidad cristiana. Este curso nos encontramos en el tercer año del Plan Diocesano de Evangelización de nuestra Diócesis que viene a poner el acento en esta ocasión en el mundo de los niños y preadolescentes bajo el lema: “Pequeños y mayores en el camino de Emaús”. Con motivo de esta fecha diocesana, el Obispo D. Ricardo Blázquez, redactó una carta que ya publicamos en el número de este mes de la revista Alkarren barri que ya se ha distribuido en todas las parroquias y que a continuación reproducimos íntegramente:

El próximo 18 de noviembre celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana bajo el lema “Seguir a Jesús para servir el Evangelio”. El lema refleja las dos dimensiones de la vocación de toda comunidad cristiana y aviva la necesidad de que sean siempre el norte y la inspiración de nuestra diócesis. Es un día que nos invita a seguir a Jesús más firmemente y a ser servidores de su Evangelio. La invitación se dirige al corazón de cada miembro de la iglesia diocesana y, de manera especial, al de cada una de nuestras parroquias y comunidades, grupos y movimientos eclesiales. Es un día para celebrar la alegría de ser comunidad diocesana y para renovar nuestra vocación de serlo.          

Nadie sobra en la iglesia diocesana en su propósito de ser verdadero Cuerpo de Cristo y auténtico Pueblo de Dios. Todos los miembros somos necesarios para constituir este cuerpo vivo. Sin nuestra colaboración siempre le faltará algo. Por esta razón, es también un día para fortalecer nuestra implicación personal y comunitaria en nuestra iglesia diocesana.

Esta vocación de ser miembros activos de la iglesia vale para todo. Es necesario que saquemos también sus consecuencias en el campo del sostenimiento económico de nuestra Iglesia. Uno de nuestros principios rectores es que la Iglesia debe ser sostenida económicamente por sus propios miembros. Ese ejercicio de responsabilidad está dando buenos frutos en nuestra diócesis, al punto de que vuestras aportaciones directas a través principalmente de las parroquias cubren ya gran parte de nuestros gastos. Aún queda un trecho por recorrer. Quiero agradeceros vuestra generosidad.

Además, como sabéis, se ha producido un cambio en el modelo de financiación de la Iglesia a través de la asignación tributaria, con un acuerdo entre la Conferencia Episcopal Española y el Gobierno a través del cual se vincula directamente el sostenimiento de la Iglesia a la voluntad de los contribuyentes. Así pues, nuestra presencia y nuestra participación en la economía de la Diócesis se hacen más importantes, si cabe, y el objetivo de sostenernos a nosotros mismos se convierte además de en un reto, en una prueba de comunión y participación eclesiales.

El dinero procedente de vuestras aportaciones se utiliza para pagar los sueldos de los sacerdotes y demás personas al servicio de nuestra Iglesia, las obras, el cuidado y mantenimiento de los templos, la liturgia, la catequesis y también para apoyar el trabajo solidario de todos los organismos diocesanos, desde Cáritas hasta Misiones, pasando por instituciones educativas y otros muchos organismos. Tened la seguridad de que es un dinero muy bien empleado.

Confío en que entre todos, a través de las colectas, las suscripciones, las donaciones y por supuesto la “equis” en la declaración de la renta, podamos cubrir las necesidades de la labor que el Señor ha encomendado a su Iglesia.

D. Ricardo Blázquez

          

cartel de Día de la Iglesia Diocesana