22-06-2024 Sábado, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido el presbítero Andoni Erkoreka, “un hombre alegre, sencillo y bueno”
27.04.2023
Goian bego!

Ha fallecido el presbítero Andoni Erkoreka, “un hombre alegre, sencillo y bueno”

1987tik hasita, Mundaka, Busturia eta Sukarrietako abadeen taldeko kide izan zan eta Sukarrietako parroko 2011an erretiroa hartu eban arte.
Ayer falleció en Bilbao el presbítero diocesano Andoni Erkoreka Ugalde, a los 88 años de edad. Su funeral tendrá lugar esta tarde en la parroquia de Andra Mari de Errigoiti, a las 18:00 h., presidido por el vicario territorial de la vicaría V, Jose Mari Kortazar. La misa de salida será el 14 de mayo.

Andoni Erkoreka nació en Errigoiti, el 21 de marzo de 1935 y fue ordenado presbítero en la parroquia de San Francisco de Asís, de Bilbao, el 28 de junio de 1959.

Su primer destino pastoral estuvo en Ibarruri, Maguna, como coadjutor. Después pasó un tiempo estudiando en Comillas y a su regreso le nombraron coadjutor de Axpe-Busturia. Entre 1966 y 1968, durante el servicio militar, fue capellán. Su siguiente encomienda la desarrolló en Erandio-Goikoa, como coadjutor. Desde 1987, formó parte del equipo presbiteral de Mundaka, Busturia y Pedernales y hasta su jubilación en 2011, fue párroco de Sukarrieta.

Afable y sencillo

Bego Andonegi, referente parroquial de Mundaka, le describe como un hombre sencillo, humilde y bueno, una persona afable, siempre con una sonrisa. Andonegi colaboró con él “desde el primer día que llegó a Mundaka hasta su despedida, que ayudé a organizar”. Resalta que siempre se llevaron muy bien y que él confiaba en su trabajo, sabía delegar y se dejaba ayudar. Bego lo mismo se encargaba de las grabaciones para las retransmisiones de misas por ETB que, de la catequesis, las Primeras Comuniones, la liturgia o las campañas diocesanas “siempre me apoyó y me dio una confianza muy grande”, destaca. En los últimos años, en alguna ocasión que se volvieron a encontrar, ambos recordaban con mucho cariño los tiempos compartidos.

Cura de pueblo

Su compañero presbítero Jose Mari Kortazar, se ordenó cura en 1987, en Mundaka, cuando Erkoreka era párroco allí. Kortazar, que siempre ha tenido mucha relación con él y también su padre, que ayudaba en la parroquia, le define como una persona alegre y muy trabajadora, al que le gustaba disfrutar las cosas. “Un cura de pueblo”, muy conocido en la localidad y de buen talante “un hombre de pocos enemigos”.

 Muy familiar

“Osaba Jose”, como le llamaban en casa, tuvo otros tres hermanos, todos chicos. Su única sobrina Sorkunde, hija del mayor de ellos, dice que su tío siempre fue una persona familiar. «Entre los hermanos fueron una red de apoyo, según lo iban necesitando, él se desvivía por la familia, le gustaba estar pendiente y durante un tiempo prefirió vivir con el hermano para ayudarle”. Andoni decía que el día que él no pudiera valerse bien por sí mismo, se iría a vivir una residencia y así lo hizo, durante los últimos años, en los que necesitó ayuda para desenvolverse, vivió en el Hogar Sacerdotal de San Vicente, en Bilbao. Sorkunde tuvo mucho contacto con él hasta el final y, desde la pandemia y el confinamiento, ella y sus hijos, cogieron la costumbre de hacer videollamadas para hablar y poder verse con él, la última de ellas, el pasado viernes.

Goian bego eta Egun Handira arte!

Andoni Erkoreka