29-11-2022 Martes, I semana - adviento
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido el presbítero Gotzon Goioaga, “un hombre fiel a los compromisos”
29.07.2022
QEPD

Ha fallecido el presbítero Gotzon Goioaga, “un hombre fiel a los compromisos”

Gertutik ezagutu ebenen esanetan, gizon apala, hurkoa, maitekorra zan, eta lagun ona, konpromisoak beteten zintzoa.
Ayer jueves, 28 de julio, falleció en Bilbao, a los 82 años de edad, el presbítero diocesano Ángel Lucio “Gotzon” Goioaga Rekalde. Esta tarde se le hará una despedida en el tanatorio de Bolueta, a las 18:00 h. Allí, en la sala Zumaia está instalado el velatorio, hoy hasta las 21:00 h., y mañana de 9:00 a 14:00 h. Por expreso deseo de la familia, su funeral, junto con el de su hermana Vicenta, fallecida el 8 de julio, noticia que él no llegó a conocer, tendrá lugar el 4 de septiembre, a las 12:30 h., en la parroquia de Santa Marina, de Otxandiano.

Gotzon Goioaga nació en Otxandiano el 1 de marzo de 1940. Fue ordenado presbítero el 1 de julio de 1964, en Bilbao y tras su ordenación permaneció varios años en Zeberio. Después de esa etapa, estuvo un periodo de tres años (1969-1972) de estudios, realizando una actualización teológica en Comillas (Madrid). A su regreso, fue destinado a Astrabudua y más tarde a Arbuio. Actualmente Goioaga vivía en la residencia de Venerables de Begoña.

Sencillo, cercano…

El presbítero Andoni Gerrikaetxebarria fue compañero de curso de Gotzon, durante los primeros años del Seminario de Derio. Gerrikaetxebarria pone en valor su forma de ser “era un hombre sencillo, -dice- cercano, cariñoso, muy buen compañero, fiel a los compromisos» y dice que, además, fue una persona muy ordenada en todos los ámbitos de su vida.

En Derio estudiaron Filosofía y Teología “con una teología en renovación”, explica Gerrikaetxebarria. Eran los años del Concilio Vaticano II “que tuvo una gran influencia en nuestras vidas y en nuestro ser de curas y tuvimos la suerte de que bastantes profesores de teología estaban actualizados y vivían la nueva situación del Concilio Vaticano II”. Destaca que fueron años “de mucha vivencia eclesial”.

En Derio se cultivó mucho la música –recuerda Andoni– y los que empezaron desde niños y tenían dotes musicales pudieron desarrollarlas allí. Gotzon fue uno de ellos y durante muchos años colaboró con diversas instituciones, como en el Gobierno Vasco, en temas musicales. Allí llego a tener cargos de responsabilidad en el desarrollo de música destinada a adolescencia y juventud.

Durante su estancia en Madrid estableció contacto con la Congregación de la Compasión, relación que mantuvo durante toda su vida. Otra de sus colaboraciones habituales, mientras su salud se lo permitió fue en la residencia de personas discapacitadas de las Madres Mercedarias de Orozko. Allí durante un tiempo acudió todas las semanas y hasta el final guardó con cariño, dibujos que le habían dedicado algunas de las residentes.

Begoña

Varios días a la semana, Gotzon Goioaga celebraba la misa de 9:00 h., en Begoña, en euskera. Al saber que iba a ser operado en el mes de junio, dejó todas las celebraciones organizadas hasta el pasado 18 de julio.

Mª Carmen Pradera, Marian Elorrieta, Mª Jesus Uriarte, Mª Carmen Gabika e Inma Gallastegi le acompañaban, cada día, como lectoras en la Eucaristía. Pradera, que ha estado muy cercana a él, ayudándole en estas últimas semanas de su enfermedad, le describe como un hombre “sencillo, muy natural, fenomenal”. Un hombre que siempre tenía en su boca el “Hurko lagunak” –preocupado por el cuidado de los amigos y de la gente que estaba cerca. “Se nos tiene que notar ‘nuestro ser cristianos’, en nuestras actuaciones con el prójimo”, decía. Pradera que ha estado con él hasta el último día, recuerda que se despidió haciendo la señal de la cruz cuando entró en el quirófano. “Para mí –dice- ha sido una persona ejemplar. Esperamos nos eche un cable, desde la casa del Padre”.

Gran corazón

El presbítero Trinitario Álvarez compañero de Gotzon en la residencia de Venerables de Begoña, también le ha acompañado durante el tiempo de la operación y las semanas posteriores hasta su fallecimiento ayer. Trinitario explica que Gotzon pasó etapas difíciles en las últimas semanas y resalta su entereza, “era un hombre con grandes sentimientos de bondad, de gran corazón”.

Goian Bego!

Gotzon Goioaga