07-02-2023 Martes, V semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido Gotzon Vélez de Mendizábal, promotor de las fundaciones Argia y Beato Domingo Iturrate
24.09.2021
Goian bego!

Ha fallecido Gotzon Vélez de Mendizábal, promotor de las fundaciones Argia y Beato Domingo Iturrate

Ayer falleció, a los 79 años de edad, el fraile trinitario, Gotzon Vélez de Mendizábal Okina. Su funeral tendrá lugar esta tarde en la parroquia del Santísimo Redentor de Algorta, a las 18:00 h. Vélez de Mendizabal (Arrasate. 14-04-1942) hizo sus votos simples el 8 de septiembre de 1959, en Algorta, su profesión solemne fue el 8 de diciembre de 1964, en Salamanca y su ordenación sacerdotal también tuvo lugar en Salamanca, el 28 de marzo de 1966. Estudió liturgia en Tréveris (Alemania) y a su regreso vivió varios años en Gipuzkoa, concretamente en Rentería y trabajó en la delegación de catequesis de la diócesis de San Sebastián. Ya en Bizkaia, se ha dedicado más a la pastoral parroquial y ha tenido mucha relación con la vida diocesana. Además, fue uno de los fundadores de la Fundación Argia, dedicada a la asistencia integral a enfermos mentales severos y de cuya casa fue superior. También colaboró en el inicio de la Fundación beato Domingo Iturrate, residencia benéfica de ancianos en Getxo, donde ayer falleció.

Su compañero, Koldo Alzola, también fraile trinitario, define a Vélez de Mendizábal como un hombre muy culto, con gran inquietud intelectual «escribía muy bien y también fue un buen músico, componía y tocaba el órgano». Escribió el libro «El Ángel de Auschwitz», editado en 1993, elaborado con testimonios documentales y orales sobre el paso de la monja trinitaria Sor Angela Autsch por los campos de concentración de Innsbruck, Ravensbrück, Auschwitz y Birkenau, donde falleció.

El P. Alzola también destaca la faceta solidaria de Gotzon Velez de Mendizábal, del que dice que fue una persona muy preocupada por los pobres, por los excluidos, los inmigrantes  «aquí –explica– hay un grupo grande de inmigrantes a los que Gotzon ha ayudado». Además, dentro de la orden trinitaria, colaboraba en la asistencia a cristianos perseguidos.

Tras un accidente, sufrido hace varios años, vio agravada la enfermedad neurodegenerativa que padecía, que hizo que sus facultades fueran mermando poco a poco «lo ha llevado con hondura especial, ha sabido asumir su enfermedad», señala Alzola que nos explica que Gotzon ha hecho todo lo que ha podido, dentro de sus posibilidades, hasta el último momento: celebrando, confesando…, y que anteayer miércoles, 13 horas antes de fallecer, presidió su última Eucaristía.

¡Descanse en Paz!