22-04-2024 Lunes, IV semana - pascua
Bizkeliza 5 Portada 5 Ha fallecido Paulino Larrucea, el cura más longevo de la Diócesis
28.01.2023
Goian bego!!!

Ha fallecido Paulino Larrucea, el cura más longevo de la Diócesis

1950ean, Bilboko Eleizbarrutia sortu zan urtean, abade egin zan.
Ayer falleció en Bilbao el presbítero Paulino Larrucea Cenigaonaindia, a los 97 años de edad. Actualmente era el sacerdote de más edad de nuestra Diócesis. Su funeral tendrá lugar pasado mañana lunes, 30 de enero, a las 19:00 h. en la basílica de Begoña.

Paulino Larrucea nació en Mendata el 1 de diciembre de 1925. Fue ordenado presbítero, en el Seminario de Vitoria, el 29 de junio de 1950, el mismo año que comenzaba la andadura de nuestra diócesis de Bilbao. En 2020 celebró sus Bodas de Titanio sacerdotales.

Tras su ordenación, Paulino fue nombrado coadjutor de Arbacegi y Gerrikaiz. Posteriormente, ecónomo de Beci y más tarde, coadjutor de Gatika. En 1956, fue destinado a Bilbao y, desde entonces y hasta su jubilación desarrolló su labor pastoral en la parroquia de San Francisco de Paula, en Santutxu. Los últimos años, Paulino vivió en la residencia de Venerables de Begoña, hasta que el pasado verano fue trasladado junto a otros compañeros a la residencia de la Misericordia. Ese traslado se le hizo difícil, ya que llevaba muchos años en Begoña. La salud le había acompañado hasta el final, aunque en los últimos tiempos tenía algunos problemas de movilidad, pero tras una caída el pasado lunes, su estado se agravó y, finalmente, falleció ayer viernes, 27 de enero, de madrugada.

Sencillo y muy familiar

Sus compañeros presbíteros le definen como un hombre sencillo y responsable. Su sobrina, Begoña Larrucea, le recuerda como una persona muy familiar «le gustaba mucho estar con todos los sobrinos y sobrinas en Mendata«. Siempre que había algún encuentro familiar era el primero que se apuntaba «le gustaba mucho recordar las cosas de en su infancia». Les contaba lo que había vivido durante la guerra y dónde se escondían o como iban a la escuela a Ajangiz andando, hasta que fueron a Gernika. «Volver a Mendata -dice Begoña– era volver a los buenos recuerdos».

Era un hombre muy tímido, «igual también debido a que fue el pequeño de siete hermanos», todos ellos fallecidos. Uno de sus hermanos, Victorino, también fue sacerdote. Junto a él estuvo en la parroquia de San Francisco de Paula un tiempo, hasta que éste falleció. Begoña recuerda que antes de construir este templo había una ermita «que se llenaba y la gente tenía que seguir la eucaristía desde la calle». Paulino permaneció en esa parroquia durante prácticamente toda su vida sacerdotal.

Goian bego eta Egun handira arte!!!

Paulino Larrucea