04-03-2024 Lunes, III semana - cuaresma
Bizkeliza 5 Portada 5 Jordi López Camps se reunió ayer en Bilbao con el obispo Ricardo Blázquez
13.06.2006

Jordi López Camps se reunió ayer en Bilbao con el obispo Ricardo Blázquez

El director general de asuntos religiosos de la Generalitat de Cataluña, Jordi López Camps, se reunió ayer en Bilbao con Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española. Acudió a presentarse a Ricardo Blázquez de quien dijo que le ha parecido “una persona encantadora. Hemos coincidido en todos los temas que hemos hablado y es una persona muy próxima. Tenéis un gran obispo. Cuidadlo”

Jordi López Camps es, desde el pasado 23 de mayo, el nuevo director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, (una de las dos únicas direcciones generales de asuntos religiosos que hay en España) tiene 56 años, procede de movimientos cristianos y es militante socialista. La conjunción de ambos factores dio como resultado que fuera el máximo responsable de Cristianos por el Socialismo en la década de los ochenta. Ha ejercido su actividad profesional en la universidad y en el ámbito de la administración local. Últimamente presidía la comisión ejecutiva del patronato de la montaña de Montserrat. Ha escrito libros y artículos sobre cuestiones universitarias, pedagógicas y relacionadas con la formación de adultos. También, a través de su vinculación a Cristianismo y Justicia, ha expuesto sus reflexiones escritas sobre la fe y la presencia pública de los cristianos en la sociedad contemporánea. Jordi López Camps trabaja esperanzadamente para que las personas (creyentes, agnósticos, centralistas, federalistas, autonomistas, derechas, izquierdas, obispos, laicos, imanes…) siempre se respeten y se entiendan mediante el diálogo.

A nuestra pregunta sobre la actual situación de la Iglesia en Cataluña, nos respondió que “es una Iglesia que en estos momentos está, como toda la sociedad, dentro del proceso del nuevo marco que señala el Estatuto. En principio, hubo alguna preocupación con el título primero, sobre derechos y deberes de los catalanes y temas relacionados con la convivencia, pero actualmente se ha aclarado. No hay dificultades en que los cristianos voten sí al Estatuto. La Iglesia ha dado libertad de conciencia a cada uno. Los obispos catalanes, en su conjunto, están dialogando bien con la sociedad catalana”. En cuanto a la Iglesia vasca, nos dijo que no tiene demasiadas referencias concretas de la situación actual, pero que conoce a mucha gente.

De las relaciones de la Iglesia y el Gobierno, le preocupa que sepamos reconocer el papel social que hace la Iglesia a través de sus obras sociales. También le preocupa cómo se resuelve el tema de las clases de religión; el reconocimiento de la aportación de los valores cristianos; el dar respuesta a los problemas de la sociedad; y lograr el encuentro a través del diálogo.

Y de la situación actual de la Iglesia dice que le interesa “el diálogo con otras confesiones y creencias; el que la Iglesia sepa ser solidaria con todas las personas; el papel de la Iglesia en el proceso de pacificación; que sepa ser solidaria con los inmigrantes y con los problemas de las mujeres y que sepa atender a las nuevas demandas de solidaridad que plantea la sociedad”