24-06-2024 Natividad de Juan Bautista
Bizkeliza 5 Portada 5 La HOAC ante el Día Internacional de la Familia
10.05.2010

La HOAC ante el Día Internacional de la Familia

El día Internacional de la Familia fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 47/237 del 20 de septiembre de 1993, con el objetivo de aumentar el grado de concienciación acerca de los temas relacionados con la familia. La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) lleva varios años trabajando sobre la dificultad de las familias obreras para desarrollar una función educativa “que sea liberadora y facilite la vida digna de sus miembros”. Por esto HOAC de Bizkaia ante este día internacional de la familia han elaborado unas reflexiones de las que quieren hacer partícipe a la comunidad cristiana.

En el texto hecho público por la HOAC se destaca que la dimensión familiar de muchos trabajadores se está viendo debilitada, y la familia tiene grandes dificultades para desarrollar una función educativa que sea liberadora y facilite la vida digna de sus miembros. Según los autores de estas reflexiones, una causa es el actual  sistema de producción y consumo que nos roba el tiempo. “El tiempo de vida del mundo del trabajo está subordinado al tiempo productivo. Pero es más, el tiempo restante en gran parte está subordinado al consumo. Incluso el tiempo de ocio, el tiempo compartido en nuestras familias obreras, termina siendo tiempo al servicio del consumo. Un consumo que se ha hecho consumismo y que configura la vida de las personas. El consumismo se ha convertido en una manera de sentir, de pensar y de actuar”.
También destacan que las familias obreras tienen verdaderas dificultades para construirse y para desarrollarse, “no digamos vivir en comunión y, si son creyentes, para vivir como comunidad cristiana. La falta real de tiempo por las exigencias del sistema de producción y la utilización del tiempo a que nos lleva el consumismo hacen que las familias vivan fragmentadas. Donde más que una comunidad, en muchas ocasiones, sus miembros conviven de manera aislada bajo un mismo techo, impidiendo que se pueda vivir con la dignidad del ser humano (ser personal y social). Y esta realidad dificulta la función educativa de nuestras familias obreras”, añaden.
Concluyen su texto incidiendo en que es fundamental “que las familias visualicemos que se puede vivir de otra manera; recuperar una función educativa que sea liberadora y facilite la vida con dignidad de sus miembros; y colaborar en la transformación social construyendo un mundo más igualitario entre hombres y mujeres, más justo, solidario y fraterno”.
Además han elaborado una propuesta de peticiones para las eucaristías que se celebren ese día, que se concretan a continuación:
1. Por nuestros gobernantes: que tengan la sensibilidad y valentía para adoptar medidas que favorezcan la conciliación de la vida y el trabajo de las familias obreras: horarios, permisos, control de horas extras…
2. Por nuestras familias. Señor ayúdanos a superar las dificultades que nos impone este sistema de producción y consumo, para que seamos capaces de visualizar que podemos vivir de otra manera y recuperar la función educativa y liberadora para todos sus miembros, siendo instrumento de transformación social.
3. Por todos nosotros. Señor, para que dentro de nuestras familias, tanto la mujer como el hombre, compartamos por igual las tareas domésticas y la educación de nuestros hijos. Y ayúdanos para que todas nuestras responsabilidades no sean un freno que deje en segundo plano nuestra participación social y militancia cristiana.