12-06-2024 Miércoles, X semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 “La justicia sin la reconciliación es inhumana”
30.03.2009

“La justicia sin la reconciliación es inhumana”

Monseñor Uriarte dijo ayer, en el Fórum Europa-Tribuna Euskadi, que la Iglesia debe promover el diálogo, que es “la victoria de la palabra sobre la fuerza” y resaltó lo positivo de expresiones multitudinarias en favor de la paz como ha sido la de este fin de semana de Bolibar a Ziortza que, organizada por las vicarías IV y V ha reunido a 2.000 personas. El obispo de San Sebastián, Juan María Uriarte, participó en el Forum Europa-Tribuna Euskadi ante más de un centenar de asistentes y fue presentado por el obispo de Bilbao, Ricardo Blázquez, quien destacó que Uriarte “posee el don de la palabra escrita” y dijo que sus intervenciones en la Conferencia Episcopal siempre “son seguidas con particular atención” ya que “muestra agudeza en sus análisis y transmite sabiduría en las propuestas”. Mons. Blázquez también presentó el libro “Palabras para la paz, una pedagogía evangélica” que recoge múltiples intervenciones del obispo de San Sebastián sobre la paz y la reconciliación.

El obispo de San Sebastián también evocó otros importantes encuentros por la paz organizados por las diócesis vascas, como han sido las subidas a Urkiola o Aranzazu o el encuentro multitudinario de las campas de Armentia, en Vitoria. Señaló, así mismo que los caracteres de la auténtica reconciliación son el mútuo respeto y “reparar el pasado, edificar el presente y preparar el futuro”. Afirmó  que la Iglesia católica tiene, entre otras misiones fundamentales, las de educar en la paz y promover la reconciliación. Asimismo, dijo que “somos un pueblo políticamente plural, pero un pueblo, y no podemos transmitir la imagen de un pueblo fragmentado”. Además, Juan María Uriarte sugirió que otra de las tareas de la Iglesia católica es “ofrecer a los creyentes unos criterios que, contemplados bajo la óptica de la paz, formulen los derechos humanos y deberes de las personas y de los pueblos”.
En su intervención, destacó que es absolutamente injusto e incierto que la Iglesia haya sido tibia en su intento por conseguir la paz y afirmó que en la educación para la paz hay que humanizar la carga pasional de las opciones políticas mediante el pensamiento crítico y, defendió el diálogo como “insustituible en toda confrontación”. Hizo también alusión a los presos y el sufrimiento de sus familiares al tener que desplazarse centenares de kilómetros para visitar a los reclusos, diciendo que “un obispo que no hablara de esto no tendría sensibilidad ni misericordia”. También señaló que la reconciliación no está reñida con la justicia sino que la reclama, y que “la justicia sin reconciliación es inhumana… No nacemos violentos, nos hacemos violentos”, dijo el prelado, quien agregó que educar para la paz “consiste en encauzar la agresividad dirigiendo sus energías hacia objetivos nobles y valiosos y fortalecer la sociabilidad ofreciéndole motivos y surcos de realización”.
En un diálogo posterior con los asistentes surgieron diferentes temas como el de la reforma de la ley del  aborto a lo que Uriarte contestó que la Iglesia tiene una posición neta y firme en este tema pero que otra cosa son las maneras y modos en que se exprese con las que puede estar más o menos de acuerdo ya que “la Iglesia debe ser clara y positiva, no impositiva”. En cuanto al contencioso que mantienen los obispos  con el Gobierno vasco en el tema de las clases de religión, manifestó que “quitar valor a las clases de religión lleva a empobrecer la calidad educativa que queremos transmitir”.