24-06-2024 Natividad de Juan Bautista
Bizkeliza 5 Portada 5 “La solidaridad no está en crisis”
17.03.2009

“La solidaridad no está en crisis”

Manu Moreno es un sestaotarra de 37 años, que actualmente combina su responsabilidad como Coordinador General de Cáritas Bizkaia con la de ser padre de tres chavales de 7, 5 y 2 años. Aunque es Ingeniero informático, a la hora de hablar de su formación subraya más el master en Dirección de entidades sin ánimo de lucro o su experiencia en el ámbito social, que lo relacionado con el mundo de las computadoras. Y es que proveniente del mundo eskaut de Bizkaia, Manu ha ejercido de gerente de una empresa social, ha dirigido el proyecto de Comercio Justo, Kidenda, para luego coordinar el programa de empleo de Cáritas hasta hace unos meses. Quizá por eso, se ocupe especialmente del Plan de Actuación contra la crisis que marca el trabajo de Cáritas en este curso y que se presentó públicamente hace tres meses.

Después de los tradicionales 90 días, ¿Cómo valoras la puesta en marcha del Plan?
Creo que tanto los objetivos como los plazos se están cumpliendo. Pero sobre todo, desde Cáritas hacemos una valoración positiva de lo realizado en este tiempo por entender que hemos tomado la iniciativa y estamos trabajando para dar respuesta a una demanda cada vez mayor de ayuda. Es difícil, porque la realidad se hace compleja, pero estamos intentando afrontarla desde la excepcionalidad que requiere y, a la vez, siendo fieles al modelo de acción social, desde la responsabilidad.  Actualmente, las solicitudes de ayuda más importantes se centran en alquileres e hipotecas, e incluso para gastos básicos como es el de alimentación, la ropa u otros. De hecho, comparando los datos de los dos últimos años, la demanda se ha incrementado en un 50%.
¿Qué iniciativas se han puesto en marcha?
Un motivo de satisfacción es que las que dependen directamente de la iniciativa Cáritas se han puesto en marcha, aunque no todas con la misma intensidad. Así, podemos hablar del inicio del proyecto de ayudas para la rehabilitación y adaptación en viviendas de personas en situación de exclusión, también se han entregado dos  de las cuatro viviendas captadas en alquiler para personas en riesgo de vulnerabilidad, o el tema de empleo que en estos meses ha conseguido que cuatro personas accedan a un puesto de trabajo temporal que mejore su situación.
Hay otras acciones que no dependen directamente de la iniciativa de Cáritas y que requieren un mayor trabajo de diálogo y de ajuste. Son esas las que plantean mayores dificultades y tiene que ver con la pausa hipotecaria que planteamos a las entidades financieras para mejorar las condiciones de los créditos hipotecarios y paliar los efectos de situaciones de desempleo que pueden originar impagos u oros problemas.
¿Cual es el perfil de las personas a las que responde este plan de actuación?
Por un lado están aquellas personas en situación de dificultad que ya, antes de la crisis, vivían situaciones de riesgo y de vulnerabilidad como son los inmigrantes, o personas en situación de exclusión. Los últimos de nuestra sociedad. Pero ahora, en esta situación que estamos viviendo el perfil del solicitante de ayuda se ha diversificado. A las acogidas de Cáritas, además de las ya señaladas, se acercan personas que han perdido su empleo o incluso personas con empleo, que hasta ahora podían hacer frente a sus gastos de alquiler o hipoteca, pero que ahora no pueden hacerlo.
¿Cómo valora Cáritas la respuesta de la comunidad diocesana en esta situación de necesidad?
Muy positivamente, tanto en lo que tiene que ver con los donativos, con la respuesta social en general, como con lo que tiene que ver con la incorporación de nuevo voluntariado y nuevas colaboraciones. Pero además, hay que subrayar el trabajo que ya vienen realizando las personas voluntarias desde hace tiempo. Ahora, en esta situación, con un aumento de la demanda, con un plan de actuación que necesita del empuje de todas las personas, creo que podemos felicitar a toda la familia de Cáritas de poder decir que la solidaridad no está en crisis. Uno de los mayores tesoros de Cáritas son las personas que la forman y este plan queremos que sea una acción significativa que movilice al conjunto de la comunidad y de la sociedad. En las dificultades, Cáritas se hace presente para trabajar con las personas, y a la vez, parar denunciar las situaciones de injusticia y las causas que las provocan.
¿Puede Cáritas hacer frente a esta situación de crisis si se prolonga?
Solos no. Este año hemos asumido la responsabilidad de liderar un conjunto de propuestas y de actuaciones que, en algunos casos depende únicamente de nuestra organización y, en otros, de la interacción con otras entidades sociales, con entidades privadas y con la administración pública. En el caso probable de que la crisis se prolongue y se agudice, la interacción con otros va a ser indispensable. Y, sobre todo, la asunción de responsabilidad de la administración pública es, y va a ser, fundamental.
¿Qué actuaciones hay previstas para los próximos meses?
Nos centraremos en el empleo, que es una de las consecuencias más duras de este tiempo de crisis, pero también incidiremos en responder a las necesidades básicas de las personas. Así trabajaremos por continuar favoreciendo la creación de empleo, trabajando con empresas que, a pesar de la crisis, posibiliten la incorporación de personas, y el trabajo en red con administraciones y organizaciones en el desarrollo de actuaciones como las mejoras de las condiciones financieras y el acceso a los productos de primera necesidad.
Junto con esto, y entre otras iniciativas, el último domingo de abril tendrá lugar la acción más significativa de la campaña que venimos desarrollando sobre servicio doméstico. Todo sin olvidar la labor de denuncia y movilización social, muy necesaria en esta coyuntura.