23-06-2024 Domingo, XII semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Mañana se celebra la festividad de Begoña
10.07.2009

Mañana se celebra la festividad de Begoña

Mañana, 15 de agosto, se celebra en la basílica de Begoña y sus alrededores una fiesta popular, arraigada desde hace muchos años entre los vizcainos. Además, el 11 de octubre, fiesta litúrgica de la Madre de Dios de Begoña, el pueblo de Bizkaia se volverá a dar cita a los pies de su Amatxo.

A las cuatro de la madrugada de mañana, día 15 de agosto, se celebrará la primera eucaristía del día y desde ahí hasta las dos del mediodía y de cinco a ocho de la tarde, cada hora habrá una nueva celebración. Se espera que durante toda la jornada el ambiente festivo inunde, como cada año, los alrededores de la basílica de Begoña, donde a las doce se celebrará su misa mayor presidida por el obispo de Bilbao, mons. Ricardo Blázquez. Acudirán autoridades del consistorio municipal y el grupo de danzas Beti Jai Alai, de Basurto, interpretará en el presbiterio el baile a la Virgen de Begoña con la música de su himno. Tras esta celebración, los asistentes se dirigirán al retoño del árbol de Gernika que se encuentra tras la basílica y se cantará el Gernikako Arbola para posteriormente acudir a la plaza de Begoña, que también se encuentra tras la basílica, donde el Beti Jai Alai bailará el Aurresku de la anteiglesia. Las misas de las 8 y las 9 estarán retransmitidas por Radio Popular y Bizkaia Irratia respectivamente, y, la última de las celebraciones, la de las nueve de la noche, concluirá con la Salve popular de Guridi.
La basílica de Begoña es un templo emblemático para todos los vizcaínos, y, el rector del santuario, Jesús Garitaonandia, destaca que “La iglesia de Begoña es acogedora: creyentes y agnósticos, turistas y devotos, todos, encuentran aquí ambiente de oración, serenidad y paz.  Es que nuestra Amatxo siempre nos habla de paz y, dulcemente, nos muestra, sentado sobre sus rodillas, a su Hijo Jesús que es el Camino, la Verdad y la Vida”.
El carácter monumental de la Basílica de Begoña se basa en el edificio en sí, de una magnitud que no se entendería fácilmente en función del servicio religioso a una anteigleisa, pero sí como santuario de amplia repercusión en su entorno. Sobre una ermita primitiva se construyó en el S. XVI el actual templo, trazado por Sancho Martínez de Arego, que fue también aparejador responsable de la obra de San Antón. Es un templo basilical de tres naves, sin crucero, cubiertas con bóvedas de crucería dentro del S. XVII, coincidiendo con la obra del coro que trazaba Martín Ibáñez de Zalbidea en 1621. Por tanto, las obras duraron un siglo, ya que habían comenzado en 1511. A lo largo de este siglo de construcción, varió algo el rumbo unitario del estilo gótico, pues a mediados del S. XVI la portada principal se formula como un magnífico arco de triunfo manierista, que recuerda mucho obras castellanas de Gil de Hontañón. El resto guarda el estilo unitario gótico referido, aunque el coro deja ver el talante clasicista de tracista. En 1835, en la primera Guerra Carlista, se destruyó la fachada y la torre. La actual fachada a los pies y torre es proyecto de José María Basterra y realizada entre 1902 y 1907, mientras la sacristía actual se construyó entre 1900 y 1903. Desde septiembre de 1993 a junio de 1994, se realizaron obras de saneamiento de piedra y se reformóa el reloj, carillón y campanas. El reloj carillón consta de 24 campanas (la mayor pesa una tonelada) y fueron construidas en Sumiswald, Suiza. La antigüedad de este carillón data de 1922. En la actualidad efectúan varias melodías-himnos de la Virgen de Begoña a las 9 de la mañana, las 12 del mediodía y a las 9 de la noche, y cortas melodías a las horas completas del reloj. En los solsticios de verano y de invierno se ofrecen unos pequeños conciertos de carillón interpretando diversas melodías vascas.