19-04-2024 Viernes, III semana - pascua
Bizkeliza 5 Portada 5 Monseñor Blázquez condena el atentado y no pierde la esperanza de “vernos liberados del terrorismo”
01.01.2007

Monseñor Blázquez condena el atentado y no pierde la esperanza de “vernos liberados del terrorismo”

Esta mañana del primer día del año, el obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, en la homilía pronunciada en la Basílica de Begoña con motivo de la Jornada Mundial de la Paz, ha afirmado que no pierde la esperanza de “vernos liberados del terrorismo”, después de condenar con firmeza el atentado del sábado en Madrid y manifestar su cercanía a quienes han sido golpeados por él.

     La homilía comienza recordando que “Hoy es la Jornada Mundial de la Paz, que viene celebrando la Iglesia católica desde tiempos de Pablo VI, pasando por el largo pontificado de Juan Pablo II, hasta hoy; constituye una invitación a la humanidad entera a defender y cultivar el bien fundamental de la paz. La presente Jornada tiene una elocuencia particular, ya que hace dos días hemos padecido en Madrid otro zarpazo terrible de la organización terrorista ETA.

La potentísima explosión, como sabemos, ha causado un enorme destrozo, sembró el caos en el aeropuerto de Barajas y el dolor en la sociedad; hasta ahora hay dos personas ecuatorianas desaparecidas. Con firmeza condenamos esta nueva acción terrorista; expresamos nuestra cercanía cordial a quienes han sido especialmente golpeados por este brutal atentado, cuya responsabilidad es exclusivamente de la organización terrorista. El atentado ha herido gravemente la esperanza de la sociedad que desea ardientemente la desaparición de ETA y la liberación de sus amenazas.

Reproduzco unas palabras del mensaje del Papa Benedicto XVI para la Jornada de la Paz, “deseo dirigir un llamamiento apremiante al Pueblo de Dios, para que todos cristiano se sienta comprometido a ser un trabajador incansable a favor de la paz y un valiente defensor de la dignidad de la persona humana y de sus derechos inalienables… Jesús nos ha revelado que Dios es amor (1 Jn 4, 8), y que la vocación más grande de cada persona es el amor. En Cristo podemos encontrar las razones supremas para hacernos firmes defensores de la dignidad humana y audaces constructores de la paz”.

El título del mensaje es La persona humana, corazón de la paz, ya que, dice el Papa: “Estoy convencido de que respetando a la persona humana se promueve la paz, y que construyendo la paz se ponen las bases para un auténtico humanismo. Así es como se prepara un futuro sereno para las nuevas generaciones”. Acogemos con agradecimiento estas palabras del Papa.

Monseñor Blázquez finalizó la homilía incidiendo sobre la acción terrorista de Barajas que “atenta contra la dignidad humana y contra la paz y oscurece el futuro. Pero, aunque el atentado nos produce tristeza y preocupación, no cedemos al desaliento ni perdemos la esperanza de vernos liberados del terrorismo. En la basílica de la Virgen de Begoña, madre de la Esperanza, nos sentimos nuevamente animados a continuar trabajando por la paz. Por su intercesión pedimos al Dios de la paz que conceda a las autoridades del Estado acierto en sus decisiones. Pedimos también que el dedo de Dios toque el corazón de los terroristas para que recapaciten sobre la grave inmoralidad de sus acciones, renuncien definitivamente a la violencia y escuchen el clamor de este pueblo que busca sin desfallecer la convivencia en la libertad y el respeto.

Como la erradicación del terrorismo nos importa vitalmente a todos, es necesario el trabajo conjunto de los responsables del gobierno, de los grupos políticos y sociales, de los educadores, de los medios de comunicación, de cada uno de nosotros. Todos queremos una sociedad democrática, civilizada y respetuosa de todos los derechos humanos. Terminamos con esta súplica a la Virgen Madre de Dios. “Reina de la paz, ruega por nosotros”.

Comunicado de los vicarios en todas las parroquias de Bizkaia

          También hoy, primer día del año 2007, en todas las parroquias de Bizkaia se ha leído un documento firmada por el Vicario General y los Vicarios Territoriales en el que invitan a la comunidad cristiana a mantener su esfuerzo y oración, particularmente tras el atentado perpetrado por ETA el sábado por la mañana en Madrid.

En este documento condenan con claridad y firmeza la mencionada acción terrorista que constituye un nuevo atentado contra la vida y contra la esperanza de una ciudadanía sedienta de un futuro en paz y libertad.

Los vicarios dirigen, a continuación su oración y recuerdo solidario en primer lugar por las dos personas desaparecidas, muy posiblemente fallecidas, y también por las heridas en el atentado, así como por sus familiares y allegados, y recuerdan a tantas personas para quienes este grave atentado significa la prolongación de su sufrimiento porque ven alejarse el horizonte de la paz.

Y finalmente realizan una invitación a mantener la esperanza en este tiempo de prueba y a orar insistentemente pidiendo el don de la paz. “Queremos alentar los esfuerzos de quienes en la vida y en las responsabilidades públicas se empeñan a favor de la paz y de la reconciliación social a pesar de todas las dificultades” y se unen al sentir y a las palabras del Papa Benedicto XVI en su “llamamiento apremiante al pueblo de Dios, para que todo cristiano se sienta comprometido a ser un trabajador incansable en favor de la paz y un valiente defensor de la dignidad de la persona humana y de sus derechos inalienables”.