23-06-2024 Domingo, XII semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Para Adela Cortina, que ayer estuvo en la semana de IDTP, «partidizar» las cuestiones morales, es matar la vida
14.02.2008

Para Adela Cortina, que ayer estuvo en la semana de IDTP, «partidizar» las cuestiones morales, es matar la vida

Adela Cortina, catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, tomó ayer la palabra ante un repleto salón de actos de la parroquia del Carmen, en la semana de conferencias sobre laicidad organizada por el IDTP. Bajo el título “¿Ética civil o ética religiosa?”, explicó la relación de suma positiva que tienen las dos éticas, que se complementan sin perder su especificidad.

El que fue director del IDTP Joaquín Perea, fue el encargado de presentar  ayer a  Adela Cortina detacando entre otros méritos que » habla a la perfección valenciano, francés, ingles y alemán y he contado 24 libros y 51 artículos que ha publicado». La profesora valenciana comenzó su intervención contestando a la pregunta que planteaba el título: “La ética civil y la religiosa no están enfrentadas, las dos se ocupan del bien de las personas  y por eso tienen que trabajar codo a codo para que no ganen las éticas sino las personas. El problema es que para cierta gente ambas sólo cobran identidad con la discrepancia”
 Además, en la sociedad pluralista en la que vivimos en la que diferentes códigos  tratan de comprenderse,  “se debe invitar a participar en cada código de felicidad a los que podemos acceder, pero en ningún caso imponerlos. Pero esta felicidad siempre lleva aparejada la exigencia de una justicia, y ésta sí hay que imponerla, porque hay unos mínimos de humanidad que todos debemos cumplir para que la sociedad pluralista funcione. No son valores absolutos, pero sí universales”
 Por otro lado, abogó porque nuestra sociedad se inserte en un Estado laico donde las cuestiones morales no se partidicen, ya que “si lo hacen, estamos matando la vida. Por eso tenemos que optar siempre por el reconocimiento cordial como forma de ciudadanía, en la que nos constituimos como persona cuando otros nos reconocen como tal y donde lo necesario es la compasión en el sufrimiento y en la alegría.”El numeroso público asistente aplaudió la conferencia y se abrieron  debates interesantes en el turno de preguntas
Esta tarde a las siete y media, el teólogo Javier Vitoria será el encargado de cerrar el ciclo de conferencias del IDTP con «La comunidad cristiana ante la laicidad»

Adela Cortina junto al miembro del IDTP Joaquín Perea