21-06-2024 Viernes, XI semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Portada 5 Presentación del libro “Aita Patxi” de Hilari Raguer, prologado por Mons. Blázquez
20.06.2006

Presentación del libro “Aita Patxi” de Hilari Raguer, prologado por Mons. Blázquez

Hoy, martes 20 de junio, a las 20 h. será presentado en la sala de las Juntas Generales de Bizkaia (c/ Hurtado Amezaga n.6) el libro “Aita Patxi, prisionero con los gudaris” escrito por el monje benedictino Hilari Raguer y prologado por el obispo de Bilbao, Monseñor Blázquez. Asistirán al acto, además del autor, el obispo auxiliar, Carmelo Echenagusia, y el antropólogo Ander Manterola. El acto ha sido organizado por los Padres Pasionistas de Euba, que este año cumplen su cincuentenario en actividades pedagógicas (primero el seminario, 1956, después el colegio, 1969, y finalmente la ikastola, 1977).

     Hilari Raguer, es un monje benedictino del monasterio de Montserrat, doctor en Derecho y diplomado en Ciencias Políticas, que tiene numerosas publicaciones sobre la dimensión religiosa de la guerra civil. La obra es una biografía de Victoriano Gondra, Aita Patxi, nacido en Arrieta (Bizkaia) en 1910 y muerto en el hospital de Basurto a los 64 años de edad. Su vida guarda cierto paralelismo con la de San Maximiliano Kolbe, cura polaco que cambió su vida por la de un prisionero judío en el campo de exterminio Auschwitz. Aita Patxi, permaneciendo como prisionero en San Pedro de Cardeña (Burgos), ofreció su vida como canje en dos ocasiones. La primera, a cambio de la de un preso comunista asturiano, padre de dos hijos. Llegó a estar frente al pelotón de fusilamiento cuando un oficial le mandó retirarse, al día siguiente el preso fue ejecutado.

     Vivió los horrores de la guerra, primero como movilizado con el ejército en batallones republicanos y de gudaris, estuvo en Gernika durante el bombardeo, y después como prisionero. La primera parte del libro narra su vida como Pasionista antes de la guerra, la segunda es la referida a la contienda fratricida y en la tercera se ve al “hombre de Dios en la paz” con su actividad pastoral en la posguerra, en la que tuvo una especial dedicación a los enfermos. Actualmente se encuentra en marcha su proceso de canonización, abierto en junio de 1990.