01-07-2022 Viernes, XIII semana - tiempo ordinario
Bizkeliza 5 Anuncio y Catequesis 5 Se relanza el portal «Relitic» con el objetivo de visibilizar la asignatura de religión
30.11.2021
Testimonio de una profesora de religión

Se relanza el portal «Relitic» con el objetivo de visibilizar la asignatura de religión

En 2010, desde el Departamento de Educación de la Diócesis se abrió el Blog RELITIC, "con el objetivo de visibilizar la asignatura de religión y la labor que hacen los profesores en la escuela pública", explica Fran Albalá, de la Delegación de Anuncio y Catequesis (Familia) "después de que los últimos cursos el blog ha funcionado de manera más puntual, este año se quiere hacer un esfuerzo por potenciar más este medio". En él aparecerán las noticias generadas por la Diócesis y también por el profesorado. Aprovechando el relanzamiento de RELITIC y que este pasado sábado se ha celebrado la fiesta del profesorado, publicamos el testimonio de Elvira Díez, una profesora de Religión que cuenta cómo empezó a dar clases  y su experiencia en este campo.

«Mi nombre es Elvira y voy a contaros brevemente cómo llegué a ser profesora de religión. Vengo de una familia de profundas raíces cristianas, que siempre me ha inculcado la religión como algo natural en mi vida; quizá también ayude el haber estudiado en dos colegios religiosos, así que cuando en la universidad me propusieron estudiar religión como optativa y así tener un título más, pensé que no era una mala opción, y que nunca estaba más pecar de “titulitis”. Sinceramente la asignatura me pareció muy interesante y me sentía alumna aventajada por mis raíces cristianas.

Terminé la carrera y empezó un nuevo curso, sin mucho ánimo de encontrar trabajo ya que estaba haciendo una segunda especialidad, pero como los planes de Dios nos son esperados, recibí una llamada para una entrevista para una sustitución de profesora de religión católica. Mi primera sustitución fue absolutamente diferente a lo que yo había vivido, y fue un tremendo shock» -explica.

Elvira comenzó a trabajar en un colegio en el que había gran diversidad de alumnado «el cuál me sirvió -dice- para curtirme y salir de mi burbuja, y cada día no hacía más que repetirme ‘¿Cómo alguien como ellos que no lo tenían todo, podían aún creer más en Él?’ Estaba claro, y a lo largo de los años me he dado cuenta que a veces, quien, menos tiene o quién es menos afortunado es, quién más rico es, una paradoja, la verdad».

Terminada está sustitución, Elvira hizo otras y comenzó a enfrentarse a la realidad del profesorado de religión. «Lo que yo veía con absoluta naturalidad, una gran parte del profesorado lo veía como algo raro, y empecé a ser sometida a interrogatorios, como ‘si era monja, que qué rarita era siendo creyente, si la iglesia está llena de gente mayor, que si total como tu asignatura es una maría…’ o incluso a tener algún compañero que no me hablaba, todo esto a día de hoy a pesar de haber pasado más de 10 años, sigo sin entenderlo, y muestra lo necesitado que está el mundo de Dios. Para mí la religión es parte de mi vida, no me siento distinta a mis compañeros, y me gusta dar religión, me gusta que los niños alucinen con las historias de la Biblia, o que incluso niños sin bautizar o con padre recelosos, insistan a sus padres para venir.

No son todo cosas buenas, en nuestro día a día somos como David contra Goliat, ya que tenemos todo en contra para “ganar”. Es muy complicado querer enseñar unos valores cuando no hay una asignatura espejo como tal, pero me gustan los retos, y creo que Dios designa a cada uno una “misión” en su vida, y quizá la mía sea poner un granito de mostaza de fe en un mundo cada vez más vacío de lo divino y más lleno de lo terrenal».

ver galería (2)