04-03-2024 Lunes, III semana - cuaresma
Bizkeliza 5 Portada 5 La Unidad Pastoral Barakaldo vive de forma activa el periodo de confinamiento
23.04.2020

La Unidad Pastoral Barakaldo vive de forma activa el periodo de confinamiento

El moderador de la Unidad Pastoral UP de Barakaldo, José Alberto Guemes, nos trasmite como se están organizando estos días en la UP “Han resultado muy positivas –dice- las celebraciones online que hicimos del triduo Pascual, más de treinta personas de la Unidad Pastoral participaron en ellas. Celebramos el Jueves Santo, la Hora Santa, el Viacrucis y la Muerte del Señor. La valoración en general es muy buena, y abre la puerta a que tengamos alguna otra celebración si la situación que estamos viviendo se prolonga”.

Guemes explica que son muy numerosas las comunicaciones telefónicas y vídeo conferencias que se están manteniendo “entre los diversos miembros de nuestras comunidades”, con especial atención a las personas mayores y en situación de soledad. “Tenemos la satisfacción –dice- de que el contacto con los padres y madres de numerosos niños y niñas se ha mantenido a través de los watshapps, así como el desarrollo de muchas actividades llevadas adelante por las catequistas con los propios niños y niñas”. 

La juventud (DEADAR) de las parroquias también se muestra muy activa, manteniendo el contacto con los jóvenes y desarrollando vídeos y actividades que han ido compartiendo.

En el Equipo ministerial mantienen una relación constante “comentado situaciones y acontecimientos, así como haciendo seguimiento de las diversas realidades pastorales. También procuramos invitar a la participación en las propuestas que nos va llegando, tanto de la Diócesis, como el próximo encuentro de familias y de otras instancias”.

Guemes destaca la entrega, dedicación y compromiso “de bastantes cristianos de nuestra Unidad Pastoral, en la lucha contra el coronavirus, así como la prestación de atención y ayuda a las personas que no pueden moverse y no tienen familiares que lo puedan hacer, haciéndoles llegar aquello que necesitan (alimentación, medicinas, etc.). En general –concluye- mantenemos un buen ánimo, vivimos con la fe en el Resucitado esta situación que ciertamente va a marcar a muchas familias y personas de nuestro entorno eclesial y social”.

(Imagen: Alberto Sanz)